Exploran el futuro del FCE en Minería

Sergio Ramírez, Jorge Volpi y Álvaro Enrigue expusieron sus puntos de vista en una mesa redonda en la Feria Internacional del Libro.
Los participantes en la charla sobre la novena década del sello.
Los participantes en la charla sobre la novena década del sello. (Jesús Quintanar)

México

Primero fueron los maestros de la UNAM los que protestaron frente a la Feria Internacional del Libro (FIL) del Palacio de Minería y no dejaron que se escucharan los ponentes de la Galería de Rectores, que hablaban en la mesa redonda ¿Qué esperar del Fondo de Cultura Económica (FCE) al inicio de su novena década?

Después fue la música de los concheros instalados frente al Museo Nacional de Arte (Munal) la que impidió que el público que estaba frente a los escritores Jorge Volpi, Sergio Ramírez (videograbado desde Madrid) y Álvaro Enrigue, así como José Carreño Carlón, director del FCE, y Fernando Macotela, titular de la FIL del Palacio de Minería, prestara atención a las propuestas para mejorar la institución fundada por Daniel Cosío Villegas.

Carreño Carlón anunció que entre el tres y el siete de septiembre se realizará el festival internacional El libro y sus lectores. En el encuentro habrá conferencias magistrales de distintos exponentes de la producción y la trasmisión de
conocimientos y cultura, así como dos seminarios: El libro electrónico y Los libros que hacen creer a los niños.

La sede será el edificio del FCE que se encuentra en el Ajusco. Simultáneamente participarán distintos actores del mundo editorial de varios estados del país y estarán presentes las nueve filiales de la editorial en América y Europa, comentó el titular del FCE.

Sergio Ramírez evocó, en un mensaje videograbado, la verdadera vocación del FCE: “El Fondo es una entidad pública que está ahí para ayudar a los lectores a entender el mundo contemporáneo, a entender todo lo que se publica en otros idiomas, y esto es muy importante por la cantidad de traducciones científicas, sociales, políticas y literarias”.

“Otro campo muy importante para el FCE hacia el futuro es el libro digital. Es algo que no se puede descuidar, el libro digital va a tender a ser cada vez más importante”, destacó el nicaragüense.

Álvaro Enrigue dijo que es necesario devolver al FCE el lugar central que le corresponde, dado que es una empresa en la que, como sucede con la UNAM o el Seguro Social, todos los contribuyentes somos socios. El punto más visible de ese empeño fue el diseño: hacer libros más visibles que llamaran la atención de los compradores, pero también libros más grandes que ocuparan más espacios en la mesa de novedades.

“Hay que acercar esa punta del Fondo que son los libros para lectores jóvenes, a ese anillo de fuerza del Fondo que son los autores de Contemporáneos y la Generación del 32. Limar ese divorcio que no retrata a ese México real. Hay que insistir en el fortalecimiento de los lazos, ya estrechos, entre el FCE, la Dirección General de Publicaciones de Conaculta y Educal”, argumentó Enrigue.

Jorge Volpi argumentó que, igual que México, el FCE se encuentra en una situación inmejorable para convertirse en la referencia del pensamiento traducido al español, o escrito directamente en castellano, en todo el orbe.

“Para lograrlo, debe adentrarse a su tiempo y explorar, de manera acelerada, su reconversión o reinvención en el nuevo contexto digital. Al ser una editorial pública, hoy podría apostar por esta mutación de una manera que las editoriales comerciales no podrían, dado el contexto de crisis económica que aún sufren”, dijo.