Experiencias y mitos sobre la 'Hierba de los dioses'

El 'boom' de la salvia surgió tras la difusión de diversos videos sobre sus efectos “extremos”; sin embargo, la sustancia no es adictiva y su uso es para fines “psicodélicos” o “espirituales”.

México

Se le conoce como la Hierba de los dioses porque debido a sus componentes psicoactivos es utilizada en rituales espirituales y aunque la salvia divinorum no es ilegal en México, es una planta satanizada.

No es necesario recurrir al mercado negro para comprarla —aunque hay un dictamen congelado en la comisión de Salud de la Cámara de Diputados que busca incluirla entre las sustancias prohibidas dentro del artículo 245 de la Ley General de Salud—, en internet hay decenas de smart shops que la ofrecen al público sin restricciones.

El boom de la salvia comenzó tras difundirse videos con supuestos efectos "terroríficos" causados por su consumo. Gente que se arroja por la ventana o simplemente pierde control de sus movimientos.

Expertos consultados por MILENIO explicaron que a quien la consume le provoca que sea prácticamente incapaz de moverse durante el tiempo que se produce la alucinación, por lo cual es imposible hacerse algún daño.

De acuerdo con el análisis de la Comisión Nacional contra las Adicciones, la salvinorina A, sustancia activa de la salvia divinorum, "induce a alucinaciones profundas. Conduce a la pérdida de control del movimiento físico, risa, alucinaciones vívidas, colorido a menudo extraño. Además, los límites temporales entre el pasado, el presente y el futuro desaparecen y el usuario se transporta a una dimensión alternativa, con la impresión de estar en varios lugares al mismo tiempo".

El "viaje", en dosis altas, "puede ser aterrador y causar trastornos psicóticos graves". Sus efectos secundarios son fatiga, mareos y amnesia.

Jorge Hernández Tinajero, presidente del Colectivo por una Política Integral hacia las Drogas AC, asegura que existe una histeria pública en torno a la salvia, pues hay un estigma sobre su peligrosidad: "No es un problema de preocupación pública, pero debería haber un sistema regulatorio que no prohíba, que no criminalice el uso, pero que advierta sobre los riesgos y restricciones para su consumo. Es muy diferente consumir cocaína a consumir un psicodélico".

El experto en política de drogas sostuvo que la salvia es utilizada para tener experiencias psicodélicas de corta duración, a diferencia de otro tipo de drogas.

"No permite una conducción chamánica, quien la consume no presta atención a nada. Hasta donde sabemos, no existe ningún tipo de accidente, psicosis o dependencia física; sin embargo, la intensidad de la experiencia es muy fuerte".

La salvia, asegura, "no es una droga de evasión, no es adictiva, solo ofrece una experiencia psicodélica. Sus propósitos están encaminados al chamanismo y por eso se usan de un modo más específico, como ritual".

Los consumidores de la Hierba de los dioses tienen un conocimiento previo de su uso, pues el efecto que causa les permite acercarse a la divinidad. "No creemos que sea algo para menores de edad, ni siquiera para todos los adultos. Simplemente es para aquellos que tienen búsquedas especializadas".

Asegura que su consumo causa disociación y no ofrece la misma experiencia que el peyote o el LSD, pues se disocia del cuerpo y del entorno".

Además, no tiene potencial en el consumo masivo de sustancias, pues el enteógeno está relacionado a los sistemas de creencias chamánicas.

En una smart shop, la salvia en extracto puede costar desde 90 hasta 500 pesos, dependiendo del potencial que ofrezca, que va desde 5x hasta 240x, lo cual sí representa un riesgo para quien no conoce sus efectos.

Al respecto, Aldo Contró, integrante del Colectivo por una Política Integral hacia las Drogas AC, explica que los efectos psicoactivos de la salvia producen estados alterados de la conciencia.

A diferencia de los hongos o el peyote, la salvia fue descubierta en 1939 en la sierra mazateca de Oaxaca. La sustancia activa de la salvia es la salvinorina A, que no es un alcaloide, y su uso no produce daños a nivel toxicológico o neurológico.

Señaló que el riesgo de la salvia es que al no ser ilegal se utiliza para suplir las drogas prohibidas. Por eso su recomendación es que más allá de buscar prohibir el uso de la Hierba de los dioses, es que su venta sea regulada. "Hay que distinguir entre la salvia y los extractos de la salvinorina A, no estoy de acuerdo que estos se vendan libremente (...) porque sabemos que la prohibición lo único que provoca es el aumento del consumo".

Aunque la sustancia activa de la salvia no está incluida en las listas de convenios de la ONU sobre drogas, sí es monitoreada en el contexto de la Ley de Drogas en países como Bélgica, Italia, Suecia, Australia, Japón y algunas ciudades de Estados Unidos.

En contraste, países como Croacia, Alemania, Polonia y España han colocado la planta bajo control. Otras naciones como Estonia, Finlandia y Noruega la tienen sujeta a la legislación de fármacos, en tanto que en Canadá la venta sin autorización es ilegal. La DEA ubicó a la salvia en la lista de "narcóticos y drogas peligrosas". En 2013 apareció en el Informe Mundial sobre Drogas como una nueva sustancia psicoactiva.