Éxito de la Orquesta y Coro Renacimiento

Hasta hace poco menos de dos años, ninguno de ellos sabía nada de música.
Alondra de la Parra reconoció el compromiso de la agrupación.
Alondra de la Parra reconoció el compromiso de la agrupación. (Daniel Cruz)

Chilpancingo

Con una verbena espontánea concluyó el concierto de la Orquesta y Coro Infantil y Juvenil Renacimiento, la noche del domingo, en el Auditorio Sentimientos de la Nación, en Chilpancingo, Guerrero.

A lo largo de hora y media de concierto, el público y los jóvenes intérpretes entablaron una emotiva conexión, al grado de que ni músicos ni asistentes deseaban que concluyera la velada.

Ante la petición general de una pieza más, finalmente bailaron y agitaron sus brazos al compás del Danzón No. 2, de Arturo Márquez.

Conmovida, la directora invitada, Alondra de la Parra, se rindió ante el compromiso de 320 niños y jóvenes que demostraron su pasión. Hasta hace poco menos de dos años, ninguno de ellos sabía nada de música, ni mucho menos tocaba algún instrumento.

Con micrófono en mano, De la Parra destacó ante el auditorio lo importante que es un proyecto social y artístico como el emprendido en el estado de Guerrero, hecho que señaló como una experiencia ejemplar para todo el país. El programa arrancó con una enérgica interpretación de Gloria in excelsis Deo, de Vivaldi, para continuar con la suavidad y calidez de la obra Ave Verum, de Mozart.

Estos conjuntos musicales conforman el Sistema Estatal de Orquestas Renacimiento de Guerrero, el cual atiende a mil doce pequeños de diferentes puntos de la entidad y se trata del Ensamble en Movimiento Colosio, la Orquesta y Coro Bonfil, el Coro Casitas, la Orquesta Ometepec, la Orquesta Zihuatanejo, la Orquesta Yohuala, el Coro Bilingüe Huixtepec y el Coro Monumental Iguala.

El momento culminante de la presentación fue el estreno, en Guerrero, de la pieza Alas (a Malala), compuesta por Arturo Márquez para el Programa México, Cultura para la Armonía, impulsado por el Conaculta y dedicado a todas las orquestas comunitarias.

La obra está dedicada a Malala Yousafzai, una joven activista de Pakistán que ha luchado por el derecho a la educación libre de niños y niñas y de quien se mostró un video en el que agradece al compositor mexicano la creación de la obra, saluda a los niños mexicanos y los invita a promover la igualdad y el respeto.