Europa amplía misión de "Rosetta" hasta 2016

Se tenía planeado terminarla el diciembre próximo, pero durará casi un año más para analizar distintas fases y actividades del Sol.
Recreación de "Philae" sobre el cometa 67P.
Recreación de "Philae" sobre el cometa 67P. (AFP)

París

La Agencia Espacial Europea (ESA, por su sigla en inglés) anunció la prolongación, hasta septiembre de 2016, de la misión de su sonda Rosetta la cual, en un principió, se calculaba terminar en diciembre de este año.

La decisión de ampliar nueve meses más la misión la tomó el comité de programas científicos de la ESA, y probablemente terminará con su aterrizaje en la superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, en el que está el robot Philae, el cual permaneció ahí inactivo desde desde noviembre de 2014, pero fue hasta mediados de junio cuando dio señales de haberse encendido.

En un comunicado, la ESA explicó que la conclusión del viaje de Philae se producirá conforme se vaya alejando del Sol, ya que dejará de recibir la energía necesaria para que funcionen de forma eficiente sus instrumentos científicos.

Antes de eso, la sonda va a estar observando cómo el cometa se acerca la estrella, hasta llegar al momento de máxima proximidad el 13 de agosto.

La continuación de su estudio, durante el año que seguirá a ese momento, permitirá a los científicos tener un conocimiento de la actividad del astro en las diferentes fases de su órbita.

Igualmente se espera que haya una oportunidad para una identificación visual de Philae a una distancia menor de la que se ha conseguido hasta ahora (a 10 kilómetros, en lugar de a 20).

Los equipos que supervisan Rosetta aprovecharán el tiempo suplementario del que van a disponer para llevar a cabo nuevas investigaciones, algunas potencialmente peligrosas para la sonda.

Eso incluye vuelos en la cara nocturna del cometa para observar el plasma, el polvo, el gas y las diversas interacciones, así como para recuperar muestras del polvo expulsado del núcleo.

El científico del proyecto Rosetta, Matt Taylor, consideró que la ampliación de la misión es “una noticia fantástica para la ciencia” porque se podrá supervisar “el declive en la actividad del cometa conforme nos alejamos de nuevo del Sol y tendremos la oportunidad de volar más cerca del cometa para seguir recopilando datos únicos”.

Por otro lado, la ESA informó que lanzó con éxito el satélite Sentinel-2A, segundo de los “centinelas” del ambicioso programa europeo Copérnico para vigilar el medio ambiente y observar los cambios en la superficie terrestre.

El programa Copérnico cuenta con un presupuesto de unos 7 mil 500 millones de euros y será el mayor sistema civil de la historia dedicado a escudriñar los rincones del planeta, lo que se espera que se traduzca en ingresos directos e indirectos de 30 mil millones de euros.

• • •

Corrientes de agua en Marte

La superficie de Marte experimentó frecuentes corrimientos de escombros como consecuencia de la existencia “reciente” de agua corriente en el planeta rojo, según la revista británica Nature.

La investigación, hecha por expertos en Holanda, Alemania, Reino Unido y Suecia, asegura que Marte tuvo, hasta hace “relativamente poco tiempo”, un “entorno mucho más dinámico” que el actual.

“La existencia de agua líquida es ahora extremadamente rara, pero fue más abundante durante el último millón de años”.  Ahora es “muy frío y seco”, lo que unido a su “ligera atmósfera”, convierte la existencia de agua en su superficie en un fenómeno “excepcional”.

No obstante, los últimos descubrimientos de barrancos y de depósitos creados por corrimientos de escombros en las laderas de cráteres sugieren que los atributos geomorfológicos fueron esculpidos por el agua corriente en un tiempo geológico “reciente”.

EFE/Londres

• • •