Se habla de Ayotzinapa pero no de Allende reclama poeta

Paulo Gaytán presentó su libro "Fincar los Abismos", donde compartió algo que no es novedad: "se fueron asustados y eso es positivo, solamente les dije que el país está de la chingada".
Paulo Gaytán.
Paulo Gaytán. (Cecilia Rojas)

Torreón, Coahuila

Con una importante afluencia de jóvenes estudiantes y amantes de las letras, el autor lagunero Paulo Gaytán presentó este jueves en el foyer del Teatro Isauro Martínez su libro de poesía "Fincar los Abismos".

Compartió con la concurrencia algo que no es novedad: "se fueron asustados y eso es positivo, solamente les dije que el país está de la chingada".

Destacó que hubo dos personas en el público que lo desmintieron de cierta manera afirmando que las cosas en realidad estaban maravillosas.

Paulo Gaytán salió de México hace alrededor de dos años. Tiene una familia a la que dijo, no estar dispuesto a permitir que la violencia que se da de forma tan gratuita y tan fácil, los tocara alguna vez.

"Desafortunadamente, estamos en una situación donde cualquier cosa que se diga como artista debe plantearse desde el punto de vista social".

"Yo creo que lo mejor que podemos hacer como ciudadanos, es irnos, huir, irnos. Ya está México vacío, lo mejor que podemos hacer es irnos".

En el país hay un vacío de muchas cosas, como de poder. Se habla sobre Ayotzinapa, pero destacó el poeta, no se habla de los de Allende, ni los de San Fernando, ni de otros que ya no están más con nosotros.

"Desafortunadamente hemos llegado a un grado de cinismo tal que ya hay un top ten aquí sobre violencia y hay un top ten también sobre desaparecidos. Mañana tal vez hablemos de otras tragedias y no vamos a terminar".

Al respecto, dijo que en su sentir, ya México dejó de ser un país justo y bueno y definitivamente, es necesario creer en lo que hacen los artistas que buscan el lado bueno de lo malo, con poesía en su caso, viéndolo de cualquier manera del lado frío de la realidad, de un país perdido.

El mismo título, "Fincar los Abismos", es contradictorio, ya que cuando se finca, es hacia arriba. "Cuando hablamos de fincar los abismos es que estamos cavando tumbas. El principio del libro fue la idea de que estoy cavando mi propia tumba".

Ahora, que brotan tumbas por todos lados, el título de un libro de poesía, no sería más adecuado, a pesar de que el escritor no pensaba en eso al escribirlo.

"Desafortunadamente, estamos en una situación donde cualquier cosa que se diga como artista debe plantearse desde el punto de vista social", dijo el autor.

El libro habla de la derrota, de la búsqueda de una persona que ya siente que no hay nada más que dar y que hay cosas que están terminando, un retrato de un momento en el que se llegó a sentir así en su persona. Su deseo, es que la gente se sienta identificada con los textos.

El libro es una edición del Instituto Mexiquense de Cultura.