Estrés y fatiga, al cuadro oficial de enfermedades laborales

Expertos diseñan un examen para detectar que el trastorno de un empleado sea por causas de trabajo y no personales, además de determinar si realmente requiere de una incapacidad.
En México se presentan 530 mil riesgos laborales al año de acuerdo con reportes oficiales del IMSS y la STPS.
En México se presentan 530 mil riesgos laborales al año de acuerdo con reportes oficiales del IMSS y la STPS. (Especial)

México

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) realizarán modificaciones y adiciones legales a sus reglamentos para incluir los llamados trastornos modificables, como estrés y fatiga, en el cuadro de enfermedades laborales, pues requieren de prevención, tratamiento y expedición de incapacidades.

"La STPS y el IMSS solicitaron a las empresas que detecten (esos males) e integren los factores de riesgo, que por años pasaron inadvertidos", dijo Mónica Ham Alvarado, directora adjunta del área de Siniestros y Beneficios para Empleados en la firma consultora Aon.

La experta aclaró que la ley tiene 2 mil 500 enfermedades laborales, entre las que se encuentra el cáncer por sustancias peligrosas o padecimientos respiratorios, pero los trastornos psicosociales no eran tomados en cuenta.

Cuando lo amerite

Ham Alvarado subrayó que los trastornos de este tipo han sido ignorados, se carece de tratamientos, prestaciones, pólizas y diversas garantías legales que justifiquen el ausentismo laboral sin que sea motivo de despido.

Sin embargo, para poder detectar cuándo un padecimiento como el estrés debe ser causa de prevención o incapacidad, elaboraron un examen diseñado por médicos en coordinación con psicólogos y expertos en recursos humanos, a fin de que la empresa pueda cerciorarse de que el problema está ligado a presiones laborales y no a cuestiones personales.

Además, la consultora elaboró una encuesta en la que participaron alrededor de 400 empresas líderes (en rubros de alimentos, bebidas, manufactura y tecnología) y se involucró a más de 154 mil trabajadores.

"Las empresas ya están haciendo las evaluaciones para identificar y corregir los factores que detonan este problema de salud y, a su vez, fortalecer el proyecto de reforma a las normas oficiales", comentó.

Las autoridades podrán "realizar las modificaciones en el artículo 47, apartado 4, de la clasificación de enfermedades para incorporar este tipo de trastornos psicosociales dentro de la tabla de padecimientos laborales", aseguró Ham en la presentación de los resultados de la Encuesta de Salud 2016, elaborada en coordinación con la STPS.

El año pasado esa dependencia comenzó a trabajar en la tabla de enfermedades debido a que las mismas empresas han reconocido que esos males han disminuido 50 por ciento su productividad, aseguró la experta.

"Son trastornos que resultan muy caros para los trabajadores, las empresas y la economía, por ello el IMSS y la STPS están trabajado con las compañías para que tomen acciones, identifiquen los detonadores y diseñen una estrategia conjunta de prevención, programas de contención de riesgos y garantías de protección al trabajador", precisó en entrevista.

En cuanto a las acciones correctivas "la idea es que el trabajo se ajuste al trabajador y no el trabajador al trabajo", aseguró Ham.

Los resultados

Con la encuesta "se dimensionó que el Síndrome de la Fatiga Crónica —causado por excesos de trabajo, acumulación de horas extras, exigencias, presiones y hasta hostigamiento laboral de superiores— afecta de manera directa a 500 mil trabajadores y reduce 50 por ciento la productividad", aseguró Ham.

Los resultados parten también de los reportes oficiales emitidos por el IMSS y el Sistema de Avisos de Accidentes de Trabajo, los cuales reconocen que cada año en México se presentan alrededor de 530 mil riesgos laborales, es deciruno por minuto.

La encuesta además evidenció que la mitad de los accidentes laborales están relacionados con alteraciones del sueño debido a que los trabajadores no duermen 7.5 horas en promedio para mantener una salud eficiente.

Ese problema propicia desequilibrio, ya que 78 por ciento de las empresas modifican las funciones de otros colaboradores, lo que en dos de cada tres casos aumenta la carga de actividad del resto del equipo y en 48 por ciento genera estrés.

El ejercicio estadístico reportó que ocho de cada 10 trabajadores sufren accidentes ajenos a su voluntad y a sus capacidades en su ámbito laboral, independientemente de si se trata de obreros, personal de oficinal o profesionales que no usan maquinaria pesada.

De acuerdo con la experta, los síntomas de esos trastornos son minimizados y abarcan fatiga visual con ardor y enrojecimiento; dolor en la espalda, cuello, hombros y cintura; molestias gastrointestinales, inflamación, estreñimiento y dolor abdominal; falta de concentración, problemas de memoria y agotamiento.