Espacios: ¿Arquitectura ecológica?

La moda verde es un concepto muy diferente de las prácticas que auténticamente pueden contribuir al equilibrio ecológico.
Suelen predominar las buenas intenciones.
Suelen predominar las buenas intenciones. (Especial)

México

Tal como ha sucedido con casi todos los lemas que han servido como justificación teórica de las prácticas de moda en la arquitectura moderna, está comenzándose a tambalear la idea de la arquitectura proecológica. La moda verde es un concepto muy diferente de las prácticas que auténticamente pueden contribuir al equilibrio ecológico. Sin duda, se trata de una agenda política con muy buenas intenciones, pero si los buenos deseos no se acompañan de una actitud crítica y de una mente abierta, muy fácilmente se transforman en estrategias publicitarias que carecen de la profundidad necesaria para contribuir a mejorar las condiciones ambientales.

Comencemos por resaltar que dentro de las industrias creadas por el ser humano, la construcción es, por definición, una de las prácticas menos ecológicas. El repetitivo discurso a favor de la ecología y su axiología ha asignado un valor moral a la naturaleza, el cual juzga todo aquello a favor de la conservación del medio ambiente como la única práctica aceptable. La arquitectura fue precisamente creada por la especie humana como un mecanismo para aislarse y protegerse de los elementos del medio natural que son potencialmente dañinos a nuestro organismo. En primer lugar, la construcción existe para aislarnos de los elementos del clima: las temperaturas extremas, lluvia, nieve, viento y demás factores climáticos que pueden dañar nuestra salud física. Además de ello, las casas nos protegen de los animales que pueden constituir un peligro para nosotros por su condición de depredadores, de los reptiles e insectos ponzoñosos, o bien de los microorganismos que acarrean enfermedades. Para este propósito, la construcción moderna utiliza materiales sintéticos que cumplen la función de aislar, impermeabilizar y dotar de la resistencia necesaria a nuestro hábitat.

Por esta razón, de poco sirve añadir elementos vegetales a las construcciones —los cuales indiscutiblemente pueden hacerlas más agradables—, pero cuyo valor ecológico es claramente cuestionable. En el mejor de los casos el verde en la arquitectura es capaz
de mejorar la percepción subjetiva de su relación con la naturaleza, pero no equilibra su relación con el medio natural.

Es indudable que nuestra sociedad debe atender los problemas de contaminación y devastación del medio natural en la mayor medida posible. Para ello, la incorporación de ecotécnicas para hacer más eficientes las construcciones ya no debe ser opcional. La separación de las aguas negras y grises, la utilización de la energía solar y eólica, se deben incorporar a los reglamentos de la construcción sin mayor dilación, para intentar restituir lo más posible el equilibrio ecológico.