“Esculturas religiosas fueron hechas para salir en procesión”

Se presenta la exposición "Tras los pasos de Jesús Nazareno" en el ex convento de Santa Mónica.

Puebla

La recuperación de la Semana Santa y su procesión es muy loable, sobre todo porque la procesión en la calle es un acto de fervor y de religiosidad, y es un poco también cumplir el designio para lo que salieron muchas imágenes: desde el punto de vista de historiador, del investigador como yo, que trabajo escultura, es cumplir con una de las facetas para las que fueron creadas esas imágenes, como la de Jesús Nazareno, explica en entrevista exclusiva Pablo Amador Marrero.

Investigador del Instituto de Estéticas de la UNAM, Amador Marrero estuvo en Puebla para presentar, en el ex convento de Santa Mónica, hoy museo del INAH, el adelanto de su libro "Tras los pasos de Jesús Nazareno", cuya investigación reveló con motivo de la inauguración de la exposición del mismo nombre en el sitio de la avenida 18 Poniente número 103, donde permanecerá hasta el 15 de junio.

Al detallar sobre su investigación, Pablo Amador explicó que el seguimiento a Jesús Nazareno refleja lo que se llama 'devoción moderna', una forma de pensar donde la religiosidad es más individual, colectiva pero más individual, quizá no tan gobernada por el clero; y el Nazareno viene a simbolizarlo todo en la Pasión, frente, antes de la muerte, que es la crucifixión: con él se hace la Vía Dolorosa. Además, recordó lo que dice San Mateo: 'Quien quiera venir detrás de mí, cargue su cruz y sígame'.

La exposición "Tras los pases de Jesús Nazareno" puede ser vista de martes a domingo, de diez de la mañana a cinco de la tarde, con boletos de 36 pesos, pero gratis toda la semana a estudiantes, maestros y ancianos con credenciales vigentes. El domingo el pase también es sin costo para el público en general y los extranjeros residentes en el país.