Diez años de puro Rock a la Palabra

Para celebrar su primera década, alumnos de la Escuela del Rock a la Palabra darán tocarán en el Jardín Hidalgo de Coyoacán, donde también tocarán A Love Electric, Guillermo Briseño, entre otros.
Con la dirección de Guillermo Briseño, la escuela cuenta con maestros como Betsy Pecanins o Jorge Ritter
Con la dirección de Guillermo Briseño, la escuela cuenta con maestros como Betsy Pecanins o Jorge Ritter (Shutterstock)

México

Cuando comenzó a gestionarse el proyecto de la Escuela del Rock a la Palabra, bajo el auspicio de la Secretaría de Cultura del Gobierno de la Ciudad de México, pocos pensaban en el interés que despertaría, en especial porque los jóvenes de siempre le habían dado rienda suelta a su gusto por la música sin importar la parte técnica o académica. Hoy celebra su primera década de existencia.

“La invitación que dio lugar a la escuela fue la observación de que por todos lados de la Ciudad de México había grupos de rock, la titular de cultura de aquel entonces, Raquel Sosa, me dijo: ‘donde levantes una piedra brinca un grupo de rock, pero hacen unas cosas que me parece que serían mejores, por qué no fundamos una escuela de rock en México’. Entonces leí varias cosas, muchos autores me ayudaron a encontrar un perfil, aunque ya tenía una intuición y experiencia en cosas de talleres”, cuenta Guillermo Briseño, en la actualidad director de la institución.

Un centro de enseñanza que tiene su origen en otras experiencias, pues el músico durante un tiempo se encargó de un taller en el Museo del Chopo y terminó por llevarlo a su casa, porque entre la manera de actuar de la dirección y de los trabajadores sindicalizados, prefirió hacer algo más personalizado, una de las tareas de la Escuela del Rock a la Palabra.

“La escuela en realidad se empezó a trabajar hace 11 años, hubo que leer a Pablo González Casanova o Paulo Freire, leer algo sobre la perspectiva cultural en México con Alfredo López Austin o Luis Villoro, a fin de darle una perspectiva académica a un proyecto netamente musical.”

Uno de los elementos más importantes dentro de la institución es alejarse el rock entendido no como un producto industrial de consumo inmediato, sino como un empuje creativo comprometido con su tiempo y con la cultura contemporánea.

“Hay que buscar que se difunda la música de estos cuates, en todo el planeta, pero que lo organicen ellos, que sean capaces de producir los recursos que necesitan: de grabarse o de producir los conciertos, pero ojalá que vayan a verlos tocar, porque se van a sorprender.”

Con la dirección de Guillermo Briseño, la escuela aún cuenta con el grupo de maestros que la fundó: Felipe Souza, Juan Carlos Márquez, Federico Luna y Juan Carlos Novelo. En la actualidad hay una planta docente de 14 maestros, entre ellos Betsy Pecanins, Jorge Ritter, Ricardo Robledo Salinas y Jesús Antonio Rodríguez Frino, que atiende a 180 alumnos.

Para celebrar el décimo aniversario de la Escuela del Rock a la Palabra, este viernes se llevará a cabo un concierto que abrirá con el trabajo de los alumnos, quienes interpretarán canciones del disco Más pimienta al rock and roll, que musicaliza décimas y poemas del escritor cubano Alexis Díaz Pimienta, para continuar con los sonidos de Los Locos del Ritmo, A Love Electric, Guillermo Briseño, Mardonio Carballo/Alonso Arreola y las bandas Semillas de Árbol, Cromo y Rojo Marfil. Hoy viernes, a las 16:00 horas, en el Jardín Hidalgo de Coyoacán.


ASS