“Los espacios abiertos por estudiantes se vuelven a cerrar”

Félix Hernández Gamundi y Saúl Escobar participan en “Jornadas Revueltianas” y comentan que ante lo sucedido en Ayotzinapa se debe ser una sociedad demandante e intolerante.
En las Jornadas Revueltianas participan los especialistas Félix Hernández Gamundi y Saúl Escobar.
En las Jornadas Revueltianas participan los especialistas Félix Hernández Gamundi y Saúl Escobar. (Manuel Guadarrama)

Comarca Lagunera

Cuatro décadas han pasado desde el movimiento estudiantil del 2 de octubre de 1968, en el que además de estudiantes de la UNAM, IPN y diversas universidades, participaron profesores, intelectuales, amas de casa, obreros y profesionistas en la Ciudad de México y fue reprimido por el gobierno en la matanza en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco y finalmente disuelto en diciembre de ese año.

Entre los pensadores y especialistas que vivieron muy de cerca este movimiento estudiantil, se encuentra el escritor duranguense José Revueltas.

A celebración del número 100 del natalicio del escritor, se realiza en la ciudad de Lerdo, Durango, las "Jornadas Revueltianas", y es ahí en donde resulta inseparable hablar de su obra.

El especialista en el tema y escritor Félix Hernández Gamundi y el historiador Saúl Escobar, compartieron en una charla su punto de vista.

"Hoy en día la historia se repite, porque la lucha social es de un largo proceso. El movimiento del 68 marcó la actividad política de México y especialmente de los jóvenes", compartió Félix Hernández Gamundi.

Dijo que fue realizado a manera de una petición de justicia, para el cese de la represión, para lograr la libertad de los presos políticos, para la eliminación de algunos ordenamientos legales que eran armas para la persecución de los opositores del poder.

En si toda la obra literaria de José Revueltas, sus novelas, entre ellas la más famosa “El apando”, una obra dramática, muy dura, que trata de lo que es vivir en la cárcel.

"Nos dejó una de las mayores herencias de legitimación de la actividad política mexicana. La legitimación del pueblo, de su derecho a hacer política y de abrir espacios de participación. Aunque hoy parece que esos espacios se vuelven a cerrar, hoy se dosifica la represión en distintos momentos y con una mayor brutalidad, con el ejemplo de lo acontecido en Ayotzinapa", declaró Gamundi.

Comentó que ante lo sucedido en Ayotzinapa, se debe ser una sociedad demandante e intolerante a barbaries como esa.

“No hay que dejar de sorprendernos, estamos hablando de gente que actúa desde el poder como si fuera un grupo terrorista, ese es un problema muy grave, una situación como Ayotzinapa, debe sorprendernos y nos tiene que indignar brutalmente.

¿En el caso del escritor José Revueltas en qué sentido podríamos unirlo a esto?
El escritor de alguna manera adelantó que habría un 68, en el sentido de que fue un pensador que dijo que existe una gran asfixia política en el país, de opresión, que no deja opinar, monopolizada por el PRI.

No existe un partido independiente, alternativo, no hay sindicatos independientes, no hay libertad de expresión. Los estudiantes representan una nueva forma de organización horizontal, sin jefes, sin direcciones permanentes, esto maravilló al escritor José Revueltas.

En donde él se mencionó como un miembro del movimiento estudiantil, con ganas de libertad, contra la lucha de dogmas de partidos comunistas y estados autoritarios, comentó el historiador Saúl Escobar.

¿Son ahora las universidades espacios de libertad?
En alguna medida sí, se ganó mucho de autonomía en la cátedra, en su reflexión académica, se han convertido en centros críticos en el sentido de la palabra no sólo de forma política, sino también científica.

El saber si se ha avanzado está por verse, lo importante en el diálogo no es la salida del funcionario al templete, sino la respuesta que se dé a un planteamiento ya en concreto para con los jóvenes.

Por su parte la lógica de Revueltas, plantea la mejora en la calidad de la enseñanza, avanzar hacia una institución crítica, una universidad sin ataduras. La educación a la demanda del mercado, es justo lo que criticó Revueltas, no podemos orientar a que la educación superior responda de manera directa a esta demanda porque es una limitante, inhibe la creatividad, y el cambio.

Por su parte Félix Hernández Gamundi, agregó así que el 85 por ciento de la investigación científica del país y de la Innovación del conocimiento en México se da entre las universidades UNAM y el Instituto Politécnico Nacional.

Saúl Escobar, aportó que en ese sentido el escritor José Revueltas, decía que una universidad libre es la instancia de la renovación de una sociedad, sentido claro que se refleja en una importancia capital.

Además, en la charla se recordó que en México existen más de 100 mil jóvenes que no tienen acceso a la educación superior, no por su capacidad académica, sino por la falta de espacios.

En ese sentido la propuesta Revueltiana y lo que los muchachos reclaman son opciones educativas para la clase popular, mayor participación política, libertad de expresión y más oportunidades de desarrollo.

Parece que no avanzamos... Los Jóvenes aún están luchando por una educación gratuita después de que fue encabezada en el año de 1968.
Félix Hernández Gamundi dijo: El pliego petitorio de 1968, es cien por ciento político porque en esa fecha todas las luchas habían sido sofocadas de alguna manera con la cárcel, con la represión.

De suerte que el movimiento estudiantil era natural que se diera así ya que era el único sector que tenía la posibilidad de levantar la mano y sacar la cabeza, los demás estaba todos golpeados, entre ellos los campesinos, todos con el mismo esquema.

Entonces el único sector que quedaba con la posibilidad de movilizarse era justamente el estudiantil, una de las mayores enseñanzas del movimiento del año 68 es esa capacidad para construir direcciones políticas diferentes a la de liderazgos mesiánicos, cambiarlos por liderazgos colectivos, democráticos, de una práctica de rendición de cuentas, un principio básico de la democracia.

La diferencia del 68 a la actualidad, es eso: una sociedad que aprendió. En todo movimiento hay una diversidad de personajes amplios, plurales, significativos, entonces todo movimiento tiene un grupo de pensadores, intelectuales que han estado ahí y que de alguna manera le da sustancia.

Los jóvenes de hoy están preocupados no sólo por la asfixia política y académica, sino también por la falta de oportunidades de empleo, de salir de la escuela y encontrar un espacio para prosperar.

Antes había un país que prosperaba económicamente pero muy cerrado políticamente, con muchas expectativas de crecimiento, hoy es muy distinto, hoy las oportunidades son más cerradas. Existe un gran pesimismo, desconfianza de que este país no va a ningún lado. Que sólo ofrece incursionar en la economía informal.

El futuro de la juventud está truncado, gran parte de la violencia tiene raíces sociales que arrastramos desde hace muchos años. De ahí nace un círculo vicioso del: No estudio porque no hay trabajo. Entonces nacen fenómenos, la otra es que los jóvenes se van a otros países, que son quienes mejor los aprovechan.

No se puede así responsabilizar a los jóvenes de esta situación, cuando no tienen opciones para ello.

Ahora parece que el tener un título universitario es sinónimo de no encontrar trabajo, parece que los empleos de hoy son creados para una baja calificación técnica, para un salario mínimo.

¿Qué hay que leer de José Revueltas para aprender de esto?
En si toda su obra literaria, sus novelas, entre ellas la más famosa “El apando”, una obra dramática, muy dura, que trata de lo que es vivir en la cárcel. Que en realidad representa el refl ejo de una forma de represión de la conciencia humana, habla sobre los presos políticos, para doblegar su espíritu, para hacer que se rindan moralmente.

Una novela muy dura pero muy rica de forma literaria. Así también invitamos a todos los foros dirigidos al escritor José Revueltas de las “Jornadas Revueltianas”.