Escenario abierto fomenta vocación cultural en la zona

Además del área gastronómica, el Café Espacio ofrece funciones de cine y da cabida a músicos, cantautores y obras de teatro.
Open Mic, marco para la expresión artística.
Open Mic, marco para la expresión artística. (Gustavo Mendoza Lemus)

Monterrey

Ángel Ramírez es el primero en subir al escenario. Se acomoda bien la guitarra electroacústica y anuncia que cantará una pieza del Bebeto, ante un público mayor a 30 personas.

Está sobre el Open Mic, un escenario que ha puesto a disposición de músicos y cantautores el Café Espacio (Morelos y Naranjo, Barrio Antiguo), el cual ofrecerá un programa de dos horas de música.

Aunque por la noche del miércoles hace frío en la ciudad, en el espacio del Barrio Antiguo conviven jóvenes y padres de familia, así como parejas o personas que en solitario sólo quieren escuchar algo de música.

Pero además de interpretar tres canciones, Ángel es el coordinador de un cineclub que se realiza cada lunes en el mismo espacio. La agenda cultural del Café Espacio se complementa con el certamen infantil Pequeños y Grandes artistas del Barrio Antiguo.

“Es un espacio que nos ha dado la oportunidad de programar algo del cine de arte pero pues también de repente me subo a cantar”, expresa el joven.

MICRÓFONO ABIERTO

Instalado en lo que fuera una fábrica de una refresquera, el Café Espacio se encontró –como muchos– con una construcción centenaria casi en ruinas debido al antro que antes ocupaba el espacio.

Gerardo Ramírez Chávez, responsable del Café Espacio, señala que se tuvo que restaurar la propiedad, pues existe la vocación de reactivar el espacio pero con una vocación cultural.

Con recursos propios el Café se ha ido adecuando a las necesidades del nuevo giro: se cuenta con un  escenario, una recepción, una barra para preparar bebidas –sin alcohol– y un segundo piso que se está rehabilitando.

Los visitantes encontrarán una panadería que ofrece productos recién horneados, una cocina que ofrece diferentes platillos y aguas de jamaica.

“Poco a poco hemos ido levantando el espacio, pero con una vocación cultural”, indica Ramírez.

El Open Mic es un foro musical que se da los miércoles, donde los interesados pueden inscribirse e interpretar tres canciones o presentarse por 15 minutos

Quien llega a las 19:00 puede solicitar 15 minutos en el escenario y ofrecer su música, ya sea en cóver o de su propia autoría.

Por esta noche los participantes son mayoritariamente jóvenes, de entre 18 a 23 años de edad. Aunque en un comienzo los nervios los traicionan, los aplausos de amigos y familiares los llenan de ánimo.

“A la gente que antes le daba terror venir al Barrio últimamente ven que hay nuevas opciones y hay un interés por venir”, asegura Araceli Collazo, coordinadora del evento.

EL ARTE CONTINÚA

Junto al Café Espacio, otras alternativas culturales van tomando forma en el Barrio Antiguo. También se están creando jardines urbanos, como el que está realizando en la calle Morelos casi al llegar a Naranjo.

“Los espacios culturales que estaban en el Barrio siguen, o seguimos, lo que ha desaparecido son los giros negros”, comenta Ramírez.

Mañana habrá cineclub a las 19:30, un proyecto que inició en febrero y que se extiende a marzo.

“Vas al cine, te gastas una alta cantidad de dinero y a veces la película no está buena. Aquí buscamos programas cintas con calidad y poder fomentar el diálogo entre los participantes”.