Equipo interdisciplinario restaura campanas de NL

Químicos, ingenieros de micro mecánica y sociólogos, reconstruyen un par de campanas que fueron robadas de una capilla y encontradas destruidas, en el municipio de Montemorelos.

Monterrey

Un equipo integrado por restauradores, químicos, ingenieros de micro mecánica y sociólogos, trabajan en la restauración de un par de campanas antiguas pertenecientes a la comunidad de Escobedo, en Montemorelos, que fueron robadas y destruidas en 2014.

Las piezas fueron sustraídas de la capilla de la Inmaculada Concepción, que forma parte de una antigua misión franciscana. Después de hacerse público el robo, las campanas aparecieron destruidas dos meses después.

Debido a que el caso cobró relevancia nacional por el activismo del Padre José Cerda y de la propia comunidad, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Nuevo León, inició los trámites para la restauración de los objetos.

Durante este fin de semana, parte del equipo de especialistas ofrecerán talleres de sensibilización a los habitantes de diversas comunidades en Galeana, Montemorelos y Linares sobre la importancia de preservar el patrimonio histórico.

El proceso de restauración ha demandado conjuntar a un equipo de especialistas de diversas disciplinas. La restauradora Gabriela Peñuelas explicó que este trabajo ha sido diferente debido a esta situación.

"Es un proyecto que no tiene precedentes en cuanto a que se está trabajando con infraestructura y personal de muy alto nivel, que nunca habían hecho una restauración como ésta", indicó la restauradora.

El tema fue presentado en un panel sobre restauración de metales en España, debido a lo complejo del proceso que se ha realizado en la Ciudad de México.

Trabajo de punta

Ubicado bajo el cerro nevado del Potosí, la comunidad de Escobedo cuenta con una capilla que formó parte de una misión franciscana.

Las campanas son un objeto preciado para sus habitantes, calculándose que fueron creadas en los primeros años de 1700.

Tras su robo, se interpuso la denuncia ante el INAH Nuevo León, quien dio parte a la PGR e iniciaron así las pesquisas.

"Como teníamos el registro de las campanas en el catálogo de inmuebles protegidos, fue más fácil interponer la denuncia", menciona Elsa Rodríguez, delegada del INAH.

Las campanas fueron encontradas hechas pedazos. Ingenieros especialistas en acústica y mecánica se han encargado de hacer un escáner digital para reconstruirlas "tal y como eran, no se está inventando nada", agrega Peñuelas.

Las pláticas que se ofrecerán este fin de semana en la zona citrícola tienen que ver con la necesidad de conocer la expectativa que tienen los habitantes con respecto a la restauración de las campanas, así como de fomentar una conciencia de protección y resguardo al patrimonio.

"El objetivo es decirles que ellos tienen una presencia central en el cuidado de su patrimonio. También se les va informar del estado en que va la restauración de sus campanas", indicó el sociólogo Carlos Cañete.

Se contempla que en el próximo año las campanas puedan ser devueltas a su sitio original, además de desarrollar un proyecto de recuperación para la antigua capilla.