Premio FIL, "un honor del que espero ser digno": Vila-Matas

El escritor catalán consideró el galardón como un regalo muy generoso de México, el primer país que reconoció su literatura.
Enrique Vila-Matas.
Enrique Vila-Matas. (Especial)

Ciudad de México

Por una obra que cuestiona la “frágil condición de la literatura y reflexiona sobre sus límites y desafíos en el mundo contemporáneo”, el escritor español Enrique Vila-Matas se convirtió en el ganador del Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances, que se otorga en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

“Quiero agradecer al jurado del Premio FIL por haberme concedido el premio de este año y también a todos los que han hecho posible que actuara este jurado, este jurado tan lúcido. Conozco la calidad de los galardonados en años anteriores y no puedo dejar de decir que el hecho de que hayan elegido mi obra es un honor del que espero ser digno”, fueron las primeras palabras del escritor en un enlace vía telefónica tras ser dado a conocer su nombre.

El jurado estuvo integrado por Patricia Martínez, Joao Cezar de Castro Rocha, Ottmar Ette, Joaquín Garrigós, Alberto Manguel y Pierre Assouline.

En la charla telefónica, el autor de títulos como Bartleby y compañía, El mal de Montano, Dublinesca o Exploradores del abismo aseguró que el premio parece conectado con las estrechas relaciones que mantiene con la literatura latinoamericana desde hace 25 años, incluso, recibe el reconocimiento no tanto como un mérito propio, “sino como un regalo muy generoso procedente del país: hay que recordar el día de hoy que México fue el primer país en reconocer mi literatura”.

“Se trata de un  premio que hasta tiene sentido, porque la misma Feria de Guadalajara forma parte de mi biografía, tanto como de mi imaginario narrativo, donde entran historias biográficas muy curiosas que están relacionadas con las primeras ferias, cuando no era tan conocida como ahora, y volvía a Barcelona de la feria y me miraban como si fuera una excentricidad más el que hubiera estado en Guadalajara, en una feria internacional que todavía no era conocida”.

Luego de manifestar su admiración y respeto por la obra de Juan Rulfo y Juan José Arreola, “quien fue para mí un descubrimiento total entrar en contacto con su figura enigmática, que se paseaba por la feria aquellos días hacia 1992”, le dedicó el Premio a su maestro y amigo, Sergio Pitol, “un autor que ha sido decisivo en mi vocación literaria”.

“Basta que recuerde que en Varsovia, cuando le conocí en los años 70, él fue quien me dio el impulso definitivo para que me dedicara a esto, recuerdo que me dijo: ‘Escribe y no hagas nada más” y así he cumplido con su decreto”.

Elegido de entre 42 candidaturas que se presentaron al galardón, de 14 países y cinco lenguas, el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances consta de un monto económico de 150 mil dólares, el cual se entrega como parte de la inauguración del encuentro editorial y literario, el próximo 28 de noviembre.