Enmudecen a las palabras escritas en mega pinta poética

Debido a que se ofendieron ante la invasión en algunas de sus creaciones, y las de otros, en varias de las bardas intervenidas, parte de la comunidad dedicada al "grafitti", esténcil y arte urbano ...
Una de las bardas afectadas, originalmente presentaba un mural del artista Preck, participantes de la Mega pinta agregaron pintura blanca y texto, enseguida hubo protesta.
Una de las bardas afectadas, originalmente presentaba un mural del artista Preck, participantes de la Mega pinta agregaron pintura blanca y texto, enseguida hubo protesta. (Foto: Gerardo Esparza)

Guadalajara

La intención de la Mega Pinta Acción Poética 2014, según Alejandro López Ibarra, organizador de la Mega Pinta e integrante de México Me Uno AC, fue “cambiar el entorno de las personas más vulnerables, de aquellas que necesitan más apoyo, como una idea de tratar de integrar a los jóvenes para combatir la contaminación visual en las calles como el graffiti, del que no estamos en contra, pues es una forma de expresión, pero lo de nosotros es algo más organizado pues pedimos el permiso de las bardas”. Esa fue la intención, sin embargo los resultados fueron contraproducentes.

Apenas terminaron de realizar su labor de llevar poesía a los muros de la ciudad, parte de la comunidad dedicada al graffiti, esténcil y arte urbano con presencia en esta metrópoli, mostró, a su manera, descontento. Y es que hubo un muro, en el que los participantes de Acción Poética Guadalajara no prestaron el suficiente respeto, en las palabras de Akometer, artista visual. La barda, ubicada en Federalismo y General Arteaga, tenía plasmado un mural del artista Preck, que fue tapado “con frases robadas, sin la menor idea de lo que es el arte de la calle y sin el respeto debido a una pieza que, te puede gustar o no, pero que se ganó su lugar en los muros de la ciudad”. Vino entonces una convocatoria en la red social Facebook que exhortó a los artistas urbanos de la ciudad a borrar las más de 100 bardas que pintó Acción Poética, y la respuesta no tardó mucho en llegar.

Y es que no sólo cubrieron bardas donde el graffiti ilegal era dueño y señor, sino que también borraron piezas de esténcil que contaban con permiso y que fueron apoyadas por instituciones para celebrar ciertos festivales, como fue en el caso de la esquina de Enrique Díaz de León y Niños Héroes, donde dejó un trabajo en esténcil con motivo del Festival de las Catrinas y que de la noche a la mañana fue cubierto por un fondo blanco y letras negras.

Él mismo notó otros tres murales “encimados” y decidió comenzar a actuar a su manera: “Yo antes los respetaba, no me agradaba, pero parto de la premisa que todos tenemos derecho de apropiarnos del espacio público, pero respetando el trabajo de los demás, que es una premisa básica. Al principio me contactó una página llamada Ciudadanos Organizados, y lo hizo en un plan muy soberbio para decirme que no había pasado eso (el tapar los muros). Mi primera reacción fue decirles que no era mi obligación sino de ellos que eran los organizadores. Entonces me contacta una segunda persona me dice que ellos le permitieron a la gente hacer lo que les nace y lo que quieran, pero que la gente asiste, y te lo digo literalmente como me lo dijeron, es gente humilde y que no tiene ninguna formación artística, es decir, a parte de jodidos, ignorantes. Es entonces, y ante mi sorpresa de que un movimiento que se hace llamar social responda de manera tan clasista, cuando ellos se retractan de lo dicho y me buscan para disculparse y tratar de reparar el daño, pero me pareció que era muy tarde y no era conmigo las disculpas pues no sólo dañaron mi trabajo”.

Por otra parte, el artista Skil Icon comparte que no sólo borraron bardas donde el graffiti se había apropiado de espacios públicos: “También escribieron sobre bardas que cuestionaban asuntos políticos, por ejemplo, había unas consignas contra la venta de Pemex que estaban en Enrique Díaz de León y López Cotilla y también lo taparon; entonces si estás promoviendo un movimiento social para despertar a la gente pero eso demuestra que no respetas otros movimientos sociales con la misma validez que el tuyo, ¿qué es más importante?, ¿bailar y hablar de sueños por encima de la gente que muestra su inconformidad política?”.

Después vendrían las disculpas por mensaje del creador del proyecto, Armando Alanís, quien contactó a Akometer por medio de Facebook y, a decir de este último, le escribió: “He visto el conflicto que han generado las pintas en Guadalajara, yo estoy en Monterrey y hay unos lineamientos a seguir, como creo la gente de México Unido no ha sabido controlar, lamento si se te ha agredido o quitado o tapado lo que tu haces (aunque no es mi responsabilidad), te ofrezco una disculpa, estuve en la Mega Pinta pero le di por mi lado, pinté 13 bardas yo mismo, la mayoría con versos de Octavio Paz, volveré a ir a hacer otras pintas, pero en 18 años que tengo nunca he tenido broncas”.

Sin embargo, para Akometer la disculpa también llegó tarde y desligada de la responsabilidad de los hechos; “Dicen que sí, que de ellos es el proyecto, pero al momento de realizarlo se deslindan, sólo mandan a los morros que quieren ser parte de su movimiento, los ponen a trabajar y ellos se quedan con el mérito y lo que salga de ahí, porque para serte franco, a ellos no les costó un peso pintar las bardas, pues consiguieron patrocinios, gente para pintarlas y ellos ya nada más se quedan con el crédito; es una falta de respeto para todos; además de que lo que ellos hacen no puede ser considerado arte, no tienen una estética propia ni los versos son suyos, entonces, además de que les hacen el trabajo, se piratean las frases, pues qué se puede esperar. En todo caso, que den una disculpa pública a todos los que les taparon el trabajo”.

Mizael Estrada, quien inició Acción Poética en la ciudad, menciona: “El evento fue un poco improvisado, y es que en las reuniones de preparación no previmos la gente que iba a llegar, pues asistieron casi 200 personas a la Mega Pinta, y sólo había 10 líderes de cuadrillas. Cada cuadrilla se suponía iba a pintar una barda y se componía por 5 personas, entonces nos faltó preparación y organización. La mayoría de las bardas las consiguió México Me Uno, ellos funcionaron como facilitadores del proyecto, pero te digo, esto de las megapintas se convirtió en un arma de doble filo, pues gracias a ellas el proyecto se hizo masivo en la ciudad pero también, y debido a la cantidad de gente que es imposible de controlar se está suscintando esto. Entiendo su enojo y yo buscaría hacer una tregua y reintervenir algunas de las bardas, sobre todo la de Escorza, que la pintó Armando Alanís y fue alusiva al centenario de Paz, además de tratar de borrar las bardas de Acción Poética, es decir, borrar nuestros mensajes y dejar sólo sus intervenciones”. 

Finalmente algunas de las bardas intervenidas han quedado pintadas sólo de blanco, sin mensajes, sin graffiti, sin nada más que el silencio de la ausencia de palabras.