Engendrar nuevos lectores, principal objetivo de la Filij

La cultura es uno de los grandes caminos que unen al mundo, algo paradójico en tiempos de globalización: embajador de Alemania.
Hasta el 21 de noviembre habrá más de 2 mil 500 actividades y una oferta de mil 300 sellos editoriales.
Hasta el 21 de noviembre habrá más de 2 mil 500 actividades y una oferta de mil 300 sellos editoriales. (Juan Carlos Bautista)

México

Para quienes llegaron de Naucalpan —aledaño a CdMx— el cambio les resultó favorable: ahora solo hicieron 30 minutos en automóvil para llegar a la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil (Filij) en el Parque Bicentenario, contra las dos que hacían hasta el año pasado para llegar al Centro Nacional de las Artes (Cenart). Para los estudiantes de la Escuela Suecia, ubicada por los rumbos del Eje 6 y Calzada de La Viga, el recorrido se convirtió en una aventura que les llevó dos horas y media de su infancia.

Así las cosas con el encuentro editorial y literario en su primer día de actividades en su nueva casa, el Parque Bicentenario, en lo que fuera la refinería 18 de Marzo, donde ocupa apenas 10 por ciento de la superficie total del espacio, alrededor de cinco de las 55 hectáreas que la componen, si bien con el optimismo de contar con un lugar mucho más adecuado para editores, escritores, ilustradores, cuentacuentos, artistas y, en especial, lectores.

En el acto de inauguración del encuentro, la directora general de Publicaciones de la Secretaría de Cultura del gobierno federal, Marina Núñez Bespalova, destacó la importancia del cambio de sede, no solo porque ha permitido el crecimiento de su programación cultural y profesional, “sino porque representa uno de los primeros esfuerzos de labor interinstitucional que realiza la dependencia.

“La colaboración es la palabra que marca la concepción de la feria de ese año; trabajo entre la Secretaría de Cultura y la industria editorial, que desde el primer momento apoyó este cambio de sede y se sumó al objetivo de crear públicos lectores y reforzar la oferta cultural en esta otra parte de Ciudad de México”, indicó la funcionaria.

Durante la ceremonia, el embajador de Alemania en México, Viktor Elbling, aseguró que la cultura es uno de los grandes caminos que unen al mundo, lo cual no deja de ser paradójico en los tiempos de globalización: ver a las otras culturas pasa a través del libro también, aseguró.

“Esa es una de las grandes paradojas de nuestro tiempo, que en este mundo tan globalizado necesitamos más cooperación y no menos cooperación, y la cultura y el libro son uno de los caminos para hacerlo.”

Con Colima y Alemania como estado y país invitado, respectivamente, —en el marco del año dual Alemania—, la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil estrena casa en Av. 5 de mayo 290, colonia San Lorenzo Tlaltenango, con un programa de más de 2 mil 500 actividades y la oferta de más de mil 300 sellos editoriales.

La relación entre las secretarías de Cultura y de Educación fue destacada por Marina Núñez, porque ello permitió la puesta en marcha de los programas “Por mi derecho a elegir un libro” y “Recicla para leer”, que buscan convertir a la feria en un hito en la historia del fomento lector en México y un escenario cada vez más fuerte para la promoción del libro infantil y juvenil.

“Sin reparos, puede decirse que tenemos en México la feria más importante en su género en Iberoamérica y uno de los mercados de este tipo de literatura mejor posicionados. Nuestros escritores e ilustradores ya son reconocidos internacionalmente, hay un buen  ritmo de compra de derechos de obra y, sobre todo, se tiene conciencia de la importancia de promover la lectura desde la infancia, porque esa es la inversión más certera que podemos hacer como país.”

En la inauguración de la Filij estuvieron presentes también Carlos Anaya, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem); Jorge Flores Sauri, presidente de la Asociación Nacional del Libro; la jefa delegacional en Miguel Hidalgo, Xóchitl Gálvez, y el gobernador de Colima, José Ignacio Peralta, entre otros.

El presidente de la Caniem reconoció que el cambio de sede de la Filij representa un reto para todos, aunque “el lugar para iniciar la aventura no puede ser mejor”, porque el Parque Bicentenario puede contribuir a la creación de nuevos públicos, lo que representa una “gran motivación para los editores. Los editores queremos hacer de esta una feria de la unión, la amistad y el reconocimiento de la diversidad.”