Emociona Alondra de la Parra en Quimera

La directora alzó la batuta para llevar a los 80 integrantes de la OSEM ganando al público quienes la siguieron desde el primer momento
Le dio alas a la música y rompió las barreras de toda resistencia a lo clásico.
Alondra de la Parra le dio alas a la música y rompió las barreras de toda resistencia a lo clásico. (Especial)

Metepec

Alondra de la Parra le dio alas a la música, rompió las barreras de toda resistencia a lo clásico y ganó a un público que la siguió desde el primer momento en el que alzó la batuta para dirigir a los 80 integrantes de la Orquesta Sinfónica del Estado de México en la XXVI edición del Festival Internacional Quimera.

En la plaza Juárez se percibía un ambiente diferente a la euforia desenfrenada que han provocado los artistas de géneros musicales más favorecidos; esta vez la gente estaba en silencio pero conmovida, emocionada por lo que escuchaba, a la expectativa y muchos por primera vez experimentaron las emociones que la música clásica produce.

Ni siquiera ellos sabían qué les sucedía, por qué habían permanecido ahí cautivos en un concierto sinfónico de principio a fin. Niños, jóvenes y personas de la tercera edad llenaron el lugar atraídos por un repertorio de compositores clásicos mexicanos.

Era el resultado del trabajo de cada uno de los músicos de la OSEM, su experiencia en una de las mejores orquestas en Latinoamérica, los 45 años que tiene de historia la sinfónica y la pasión que transmitió su directora huésped con cada movimiento que iba de lo delicado a lo contundente.

TE RECOMENDAMOS: Vibra Quimera con ritmos balcánicos

"Siento que Alondra de la Parra saca algo de la orquesta que pocas veces y pocos directores logran de nosotros, para mí fue un concierto muy conmovedor. Hay personas que son como imanes; cuando salen al escenario atraen a todo el público y a todos los músicos nos interesa qué tiene que decir y ella es así, tiene un don muy especial", expresó el chelista principal de la OSEM, Asaf Kolerstein para Milenio.

"Viva México porque es de los pocos lugares que he visto con una audiencia de este tamaño, con tantas sonrisas, con tal respeto y silencio para un concierto de música sinfónica. Eso habla de quiénes somos nosotros. Gracias", dijo a la gente De la Parra al finalizar su actuación, una de las más emotivas.

KVS