Sin apoyo ni becas logró salir adelante

Con casi 55 años de trayectoria, el artista saltillense Emilio Abugarade comentó que algunos talentos jóvenes se 'ayudan' de amigos para empezar carreras. Dice que algunos prefieren mejor la parranda.
Comentó que hasta alcanzar los 40 años de trayectoria, fue cuando empezó a mostrar sus obras en importantes recintos culturales.
Comentó que hasta alcanzar los 40 años de trayectoria, fue cuando empezó a mostrar sus obras en importantes recintos culturales. (Luis Carlos Valdés De León)

Torreón, Coahuila

Con más de 55 años de trayectoria, el artista Emilio Abugarade recordó que sin apoyos y sin ningún tipo de beca ha logrado salir adelante.

"De nada sirve que 'pseudo artistas' esperen afuera de cafés para ver a sus musas y tomar inspiración", acotó.

"Cuando comencé en Saltillo no había galerías, rentaba un local vacío, lo arreglaba y allí exponía”, dijo.

Contrario a lo que muchos artistas señalan, asegura que en su juventud llegó a exponer sus obras en los pasillos de las alamedas y parques, por lo que sugirió que quienes están empezando hagan lo propio.

“Al dar clases en la Escuela de Artes Plásticas en Saltillo les sugería a mis alumnos participar en los llamados 'jardines de arte', pero ellos querían ir ya a exponer al Icocult, a donde llevaban en ese momento a Cuevas y otros grandes artistas”, señaló.

Comentó que hasta casi tener los 40 años de carrera, fue cuando pudo tener la satisfacción de haber logrado pisar foros culturales como el Hospicio Cabañas, el Museo de la Ciudad de México, la Galería de Arte Moderno en Guadalajara, entre otros.

PREFIEREN LA PARRANDA

Aunque no en todos los casos, el artista señaló hay muchas personas que solicitan y reciben becas y lo que menos hacen es arte.

“Prefieren irse a la parranda, a la bohemia, menos a hacer arte. He ido a las exposiciones de los becarios en Saltillo, de ocho, sólo dos muestran un aprendizaje y el resto no tiene ninguna presencia, respaldo, propuesta, ninguna base ni composición, nada sostiene eso para que sea una obra de arte”, detalló.

Concluyó que muchas personas becarias son amistades de quienes las dan. “A mí nadie me dio apoyo, desde el inicio no conté con el apoyo de mi familia, pero esto no me detuvo, al contrario", finalizó.