Emilia Cohen reivindica la escultura en bronce

La muestra, que se abre hoy, reúne piezas de artistas como Leonora Carrington, José Luis Cuevas y Benjamín Domínguez, entre otros.
'AHug', una de las piezas de la artista Leonora Carrington.
'AHug', una de las piezas de la artista Leonora Carrington. (Especial)

México

Llevar el arte a un mayor número de personas es uno de los planteamientos que se ha propuesto la galerista Emilia Cohen, al presentar la muestra Bronce Grandes Maestros, que estará abierta en la Hacienda de los Morales (Juan Vázquez de Mella 525, colonia Del Bosque) a partir de hoy y hasta el 18 de marzo.

La exposición reúne a creadores como Leonora Carrington, José Luis Cuevas, Benjamín Domínguez, Manuel Felguérez, Heriberto Juárez, Sergio Hernández, Alejandro Velasco y Francisco Zúñiga.

Cohen dice que "esta muestra ofrece el trabajo escultórico de los artistas más importantes en México, entre ellos Leonora Carrington, ya que este año se celebra el Año Dual México-Reino Unido".

Asimismo, se está desarrollando la Semana del Arte en México, por lo que esta exposición resulta muy oportuna al presentar lo mejor de una de las artes visuales.

"Tenemos una larga tradición escultórica: desde la época prehispánica esta forma de expresión artística ha estado presente, siempre intentando dar forma y volumen a los objetos", afirma Cohen.

Para la muestra fueron elegidos los mayores representantes de este lenguaje artístico. Hay piezas maravillosas, como las de Leonora Carrington, que representan la música.

"En el caso de Benjamín Domínguez, se representa a la figura hiperrealista; José Luis Cuevas ofrece a algunos de sus personajes salidos de uno de sus lienzos y a los cuales da forma en la escultura. Sergio Hernández nos da siempre esos seres fantásticos que salen de la fauna; de igual manera, el artista Manuel Felguérez ofrece sus formas geométricas muy delineadas", explica Cohen.

De Francisco Zúñiga se sabe que siempre trabajó personajes que nos remiten a la mexicanidad. Por su parte, Heriberto Juárez, quien también ya falleció, se inclinaba por la fiesta brava.

La galerista dice que Alejandro Velasco también trabaja en escenas importantes de México, como la charrería. Por ello afirma: "En síntesis, en esta muestra se ven reflejados muchos de los momentos de la historia de México".

Sostiene que la escultura es un lenguaje que nunca va a dejar de existir: siempre será una constante el culto a las formas, al volumen y al espacio. Sin embargo, hoy en día el arte contemporáneo deriva esas formas hacia los conceptos y las traslada a las instalaciones y a diferentes lenguajes, que no necesariamente son como el bronce.

Formas de deleitar la vista

La crítica de arte Luz Sepúlveda dice que la exposición sirve para adentrar al espectador en la materia, textura, energía, exegética y formas para deleitar vista, tacto y concepción de la estética de la escultura.

"La escultura en la actualidad se presenta como una práctica que puede ser considerada incluso más subversiva que la pintura. Es decir, si bien prevalecen los artistas que trabajan la técnica pictórica a pesar de las corrientes que dan prioridad a las manifestaciones de índole conceptual, la escultura es aún más vulnerable en este sentido, ya que las piezas consideradas como escultura han sido sustituidas por discursos más excesivos que cuestionan la naturaleza del objeto más allá de su mera formalidad".

La especialista indica que "si anteriormente se consideraba a una escultura como una forma de bulto, tallada, labrada o concebida a partir de una materia que se explaya en el espacio, desde hace varios decenios casi cualquier aproximación táctil puede considerarse como una escultura. Desde el objeto prefabricado duchampiano, las piezas efímeras del arte terrestre, acciones con objetos, videoinstalaciones de formas abstractas sin narrativa hasta creaciones de arte relacional en donde el objeto solamente sirve como medio para generar una respuesta en el espectador, pueden ser consideradas como esculturas".