Elvira Ríos, atrevida y temperamental como ninguna

Musicópata 
Elvira
Elvira (Especial )

Ciudad de México

Nuestro pasado musical está lleno de canciones y personajes que vale la pena comentar porque en torno a ellos hay detalles curiosos e interesantes. Ahí está, por ejemplo, el caso de Elvira Ríos, la primera cantante mexicana que adquirió categoría internacional en la época de oro del bolero romántico.

Elvira Ríos fue una auténtica pionera que rompió tabúes y abrió el camino para las cantantes de su tiempo. Fue la primera en atreverse a cantar boleros cuando este género estaba considerado como de los arrabales y de personas no recomendables. La sociedad conservadora de entonces pensaba que los boleros eran solo para hombres asiduos de cantinas, antros, bares y tugurios porque hablaban de bajas pasiones, malas mujeres, infidelidad, traición y de lo más bajo en que se puede caer a consecuencia del desamor. Por ello, era inconcebible que una mujer osara cantar sobre asuntos que las buenas conciencias consideraban contrarios a la moral y las buenas costumbres.

Elvira Gallegos Cerda fue su nombre real. Nació en la Ciudad de México el 16 de noviembre de 1913 —por lo que ayer hubiera llegado a los 100 años de edad.

Tuvo dos apodos: La Voz de Humo y La Emocional, que nos ayudan a comprender algunos aspectos de su leyenda. Su voz era de tesitura grave, profunda y desesperadamente romántica. No había otra cantante capaz de decir las canciones con tanto dramatismo, por lo que alcanzó enorme popularidad. Su extraño carácter, difícil, explosivo y temperamental, le dio una reputación que frecuentemente le cerró puertas.

Agustín Lara se impresionó cuando la escuchó cantando en un pequeño bar capitalino. Además de entonar una serie de temas, Elvira hizo una imitación del compositor veracruzano que lo dejó gratamente sorprendido. Agustín ofreció apoyarla y componer para ella algunas canciones. La recomendó en la XEW donde pronto llegó a ser una de las artistas más importantes.

En su voz se hicieron clásicos temas de los mejores compositores como: “Noche de ronda”, “Amor de mis amores”, “Santa”, “Una mujer”, “Desesperadamente”, “Flores negras”, “Perfidia”, “Frenesí” y muchos más que la popularizaron en Latinoamérica, en especial en Argentina y Chile. Vivió algún tiempo en París y más de 10 años en Estados Unidos, donde fue artista de la NBC y se presentó en los lugares más renombrados. Intervino en varias películas mexicanas, argentinas y estadunidenses. Entre otras apareció en La Diligencia, cinta clásica del director John Ford estelarizada por John Wayne.

Cuando volvió a México la llamó de nuevo la XEW. Elvira puso como condición no tener que ir a la emisora: sus actuaciones se harían a control remoto desde su casa. La estación no tuvo más remedio que complacerla.

La espectacular Voz de Humo grabó unos 400 temas interpretando fielmente la emoción romántica de su tiempo. Pionera del canto femenino en los boleros Elvira fue, sin duda, una de las grandes de nuestra música popular. Murió casi en el olvido, en 1987, pero hoy la recordamos con cariño al cumplirse un siglo de su llegada al mundo.