REPORTAJE | POR LETICIA SÁNCHEZ MEDEL

Elena Poniatowska hace justicia a Guillermo Haro

Fue visitada y felicitada por Gabriel García Márquez

Entre el alud de aplausos debidos al premio Cervantes, la escritora recibió a MILENIO para conversar sobre su libro más reciente, El universo o nada.

Elena Poniatowska en su casa.
Elena Poniatowska en su casa. (AFP PHOTO / RONALDO SCHEMIDT)

Ciudad de México

A la casa de Elena Poniatowska Amor (París, 1932) aún llegan las felicitaciones: vecinos, admiradores y amigos, como el Premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez, han tocado a su puerta para felicitarla por el Premio de Literatura en Lengua Castellana Miguel de Cervantes 2013, el cual le será entregado en España el próximo 23 de abril, en la Universidad de Alcalá de Henares.

En el centro de una mesa, donde está reunida parte de memoria fotográfica que sintetiza los momentos más significativos de su vida, se encuentra el ramo de rosas amarillas que le llevó, apenas el jueves pasado, el escritor colombiano: "Ayer me vino a felicitar porque nos queremos muchísimo, y me trajo rosas amarillas, mi color favorito". Asimismo, comparte con MILENIO que desde el pasado 19 de noviembre, cuando se conoció que había ganado el Cervantes, "no he tenido ni un solo momento para estar sola; ayer, por ejemplo, no tuve ni tiempo de bañarme".

La Princesa Roja, procedente de la aristocracia francopolaca, que llegó México a los 10 años, aún no sabe sobre qué tema versará el discurso que pronunciará al recibir el llamado Nobel de Literatura en Español, y los 125 mil euros del galardón: "¡Tengo que pensar en qué diablos voy a decir!".

El estrellero

Al tener en sus manos su más reciente libro, El universo o nada. Biografía del estrellero Guillermo Haro, a sus 81 años de edad Poniatowska recuerda que, sin saber nada, su suerte la llevó a iniciarse en el periodismo de un día para otro, y pese a ello "las personas fueron muy cariñosas conmigo, tal vez porque en los años cincuenta había muy pocas mujeres en el medio".

La Poni, como le dicen de cariño, explica que este nuevo libro es un homenaje al astrónomo Guillermo Haro, quien fuera su pareja y padre de sus hijos Felipe y Paula.

"Cuando escribí la novela La piel del cielo, el personaje era un astrónomo, obviamente estaba basado en muchas cosas de Guillermo, pero no era él, aunque sí utilicé parte de su juventud y de su infancia, además de que le inventé un montón de historias de amor. Con el tiempo pensé: 'Qué injusticia para Guillermo hacer un libro que no está basado en la realidad'. Por eso me propuse escribir esta biografía, antes de que no pueda ya hacer nada", dice la escritora.

Apoyada en el archivo lleno de cartas personales y de trabajo del científico, la autora de La noche de Tlatelolco y Hasta no verte Jesús mío decidió escribir esta biografía.

Al abordar su vida personal con Guillermo Haro, el hombre fuerte y de voluntad inquebrantable, a quien conoció en el Observatorio de Tonantzintla, en Puebla, la escritora relata que el fundador de la astronomía moderna la enamoró por su inteligencia, pues era un hombre con una gran preparación: "Para mí fue muy importante que un hombre de este calibre y de esa inteligencia se fijara en mí; me halagó muchísimo".

Pero con lo que se queda Poniatowska de Haro es "con su ironía, con su sentido del humor; pero algo que me atañe es que cuando le dijeron que había nacido su hijo, nuestro hijo Felipe, él lloró, me lo dijo la enfermera".

Tras hacer esta revisión de la vida y obra del hombre que fue capaz de revolucionar el estudio de la astronomía, y cuyo nombre no solo lo lleva el Observatorio de Sonora, sino además las estrellas azules y otros objetos celestes, Poniatowska sugiere que el gobierno debería invertir en la ciencia si es que aspira a tener más premios Nobel.

El universo o nada. Biografía del estrellero Guillermo Haro será presentado el 2 de diciembre, a las 19:00 horas, en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Libros en proyecto

Con su perro Shadow, un labrador negro, a sus pies, Elena Poniatowska habla sobre los dos libros en los que estaba trabajando hasta antes de que se diera la noticia de que había ganado el premio Cervantes.

Un libro tendrá como tema a Lupe Marín, "la segunda esposa de Diego Rivera", y a quien tuvo la oportunidad de entrevistar. El otro proyecto será sobre su antepasado Estanislao II Augusto Poniatowsky, el último rey de Polonia.

"Estoy leyendo todo sobre Estanislao Augusto Poniatowsky; era un hombre muy notable y muy sensible, inteligente, dulce, buena persona, no era nada creído, lo que me hace quererlo".

Con espontaneidad, confiesa que no los escribirá ahora; la razón es que "no sé lo suficiente de historia de Europa y tampoco sé polaco, por lo que me debo preparar. Ya lo empecé: fácil tengo 150 páginas, pero no me gustan, porque quien se come el texto es esa emperatriz formidable que se llamó Catalina la Grande, porque resulta más grande que Poniatowsky. Entonces tengo que escribir el libro de otro modo".