"El viaje de los cantores", un reflejo del sufrimiento

La obra del dramaturgo jaliciense Hugo Salcedo, adaptada por Gerardo Moscoso, relata la historia de un grupo de mexicanos que buscan pasar la frontera en busca del "sueño americano".
Fue presentada en el Teatro Salvador Novo de Torreón la obra "El viaje de los cantores".
Fue presentada en el Teatro Salvador Novo de Torreón la obra "El viaje de los cantores". (Alberto Robledo Cervantes)

Torreón, Coahuila

Usando el teatro como forma de expresión, la compañía del Salvador Novo presentó la obra "El viaje de los cantores", del dramaturgo jaliciense Hugo Salcedo.

Una puesta en escena que relata las peripecias de un grupo de mexicanos que intentan cruzar la frontera hacia los Estados Unidos, en búsqueda del llamado "sueño americano".

Dirigida y adaptada por Gerardo Moscoso, la obra fue presentada ayer a las 19:30 horas en el teatro que da nombre a la compañía, con la presencia del padre Rafael López, quien fue en representación del Obispo de la diócesis de Torreón, José Guadalupe Galván Galindo.

"La Laguna se formó de migrantes, todos nuestros antepasados vinieron de otros lugares".

La intención de la puesta en escena es dibujar ante los espectadores la imagen de quienes, en un acto desesperado, deciden dejar a un lado sus vidas, sus pueblos natales, a sus esposas o madres, para sumarse a las filas de la "mejor vida" que presumen los Estados Unidos.

Aunque los obstáculos que se presenten, amenacen con desviarlos de su camino, para llevarlos a la muerte.

A falta de utilería, los distintos escenarios en los que se desarrolla la historia (como el vagón del tren, la estación de policía y los pueblos a los que pertenecen los migrantes), se montan con luces que sofocan al espectador como hacen los tripulantes ilegales en el vagón.

Lo mismo los empapan de la desesperación que siente "El Miky", el único que sobrevive entre los migrantes, al contar lo acontecido.

"Muestra una situación que estamos viviendo día a día, es la situación de nuestros hermanos migrantes, que tienen que recorrer largas distancias, que van muriendo y que van enfrentándose a lo más difícil", expuso el padre Rafael López.

Por otro lado, agregó que "nos tiene que mover a todos lo laguneros porque son nuestros hermanos".

"Entonces estos nos tienen que llevar a nosotros a la reflexión y al compromiso de ayudarlos en todos los sentidos".