“El Príncipe Igor” presente en el Teatro Isauro Martínez

Ese sábado se llevó a cabo la proyección del Metropolitan Opera House de Nueva York, donde hubo una plática previa del violinista Miguel García en la Galería de Arte Contemporáneo.

Torreón, Coahuila

Claudia Martínez, coordinadora de Comunicación en el Teatro Isauro Martínez, informó que se transmitió en directo la ópera de Alexander Borodin "El Príncipe Igor".

La proyección, a través del Lunario del Auditorio Nacional en la Ciudad de México, dio comienzo a las 11:00 horas de este sábado 1 de marzo, luego de la charla que ofreció el melómano y violinista Miguel García en la Galería de Arte Contemporáneo.

"El príncipe Igor" es una producción del Metropolitan Opera House de Nueva York (MET) en Estados Unidos, fue a cargo de Dmitri Tcherniakov y en el rol de Igor, estuvo Iidar Abdrazakov, como Galitsky, actuó Mikhail Petrenko y en el papel de Igorevich, se escuchó a Sergey Semishkur.

Martínez señaló que es la segunda ocasión en que el historiador del arte ofrece una charla previa a la proyección en vivo de la ópera y que solo tres sitios en todo el país, ofrecen este servicio a los espectadores que, además, aportan las entradas más económicas de toda la red de exhibidores en la capital de México y ciudades del interior.

Transmisiones en vivo

La otra característica de estas funciones es la posibilidad de tomar descansos entre los actos, en el caso de "Igor", se pudieron ver un prólogo y tres actos. En estos entreactos se ofrecen entremeses de una tienda comercial que se solicitan al comenzar la función.

El MET decidió hace 8 años presentar estas transmisiones en vivo y desde hace cinco, el Auditorio Nacional es sede en México del programa satelital. Las funciones son tradicionalmente restringidas al cupo de su sala de ópera, se democratizan y popularizan gracias a esta iniciativa.

Lo hace con todos los adelantos técnicos de la actualidad y es tan impactante el resultado, que muchos espectadores deciden no salir de la sala entre los actos, para ver todos los movimientos técnicos de productores, directores de escena y escenógrafos.

En este caso, el trabajo fue de Dmitri Tcherniakov, tramoyistas, iluminadores, en "Igor" la labor es de Cleb Filshtinsky, enorme en cantidad y bellísimo vestuario diseñado por Elena Zaitseva.

Un elemento muy importante en esta puesta en escena: el diseño de proyecciones, a cargo de Katy Tucker y demás personal de apoyo, así como poder ver entrevistas tras bambalinas.

"El Príncipe Igor" tiene toda la fuerza nacionalista rusa que la tradición dramática vikinga es capaz de mostrar en cualquier drama épico que se puede ver sobre un escenario.

Es la ópera rusa en su máxima expresión y desde su estreno en 1890, es una muestra clara de lo que se puede hacer desde la universalidad del nacionalismo y el costumbrismo bien encaminados como parte de un discurso patriótico.