REPORTAJE | POR DENISE LUCÍA AYALA

'El Nopal, taco gourmet en París

Con su sazón llevan un poco de México al continente europeo

La taquería ubicada en la capital francesa, es una de las mejor catalogadas en diversos sitios web; es administrada por 5 mexicanos.

'El Nopal, taco gourmet en Paris
'El Nopal, taco gourmet en Paris (Denise Lucía Ayala)

París, Francia

En Paris, encontrar un restaurante atendido y administrado por mexicanos es una tarea difícil. En el norte de la ciudad se ubica "El Nopal", un pequeño establecimiento evaluado con la nota de 4.5 sobre 5 estrellas, en páginas de recomendación de sitios como Tripadvisor y Yelp, donde los internautas evalúan y dejan sus comentarios. También forman parte de Lefooding.com y la Geoguide.

"El Nopal" es dirigido por Alejandro Escobar, un regio que comenzó a preparar su proyecto en Estados Unidos y que culminó cuando llegó a la capital de Francia.

"Hace unos años viví en Florida y desde entonces deseaba poner una taquería de verdad. Allá todo está agringado, todo es tex-mex, yo quería vender comida del norte de México, tortillitas recién hechas, con carnes asadas y discada".

Alejandro Escobar y su esposa franco colombiana, no pudieron renovar su visa en Estados Unidos y partieron a Europa. Alejandro trabajó como mesero en un restaurante en Santander, España y en el 2009 en Disneyland Paris.

"Desde los 17 años he trabajado en restaurantes. He hecho de todo, desde lavar trastes a ser gerente. Cuando trabajé en Disney observé el trabajo de restaurantes y también me gustó, pero me di cuenta de que no iba a superarme demasiado profesionalmente, así que comencé a ensayar con los productos que vendían en el mercadito de debajo de mi casa".

Cuando Alejandro Escobar comenzó a dominar el francés, emprendió los trámites para montar su taquería, enfrentándose a dificultades como encontrar un local que cumpliera con los requerimientos establecidos por la ley, y conseguir un préstamo del banco.

"Fueron vueltas tras vueltas. Los bancos también me mandaban a la chingada. Todo mundo me decía que un inmigrante no iba a poder poner un negocio acá. Sin embargo, hubo una cadena de cosas que me hicieron pensar que era el buen momento. La señora que nos vendió el local nos ayudó mucho, Jean Marc Díaz, un compañero de Disney, mi esposa, mi suegra y mi jefe, también me apoyaron y me ayudaron a sentirme seguro de mi decisión".

Alejandro Escobar viajó a México para hacer una reserva de productos mexicanos y comprar una máquina tortillera para poder vender tortillas recién hechas. "En el avión a Francia, unas señoras me preguntaron que qué traía ahí. Yo les dije que era una tortillera para mi restaurante. Ellas me dijeron, pinches regios a donde van quieren hacer negocio. Yo les contesté, no me quieren dar trabajo, hay que buscarle".

Todos son regios y tienen entre 25 y 35 años de edad, con carrera terminada en Relaciones Internacionales, Derecho o Diseño Gráfico.


El 8 de septiembre de 2010, "El Nopal" abrió sus puertas con algunas dificultades. "Los primeros clientes eran estadounidenses, por eso integré los burrones.

Los franceses pensaban que la comida era cara comparándola con el precio de sándwiches refrigerados pero ya cuando probaban no decían nada, y muchos regresaban".

Hoy, la clientela de este restaurante se distribuye en 30 por ciento, estadounidenses, 30 por ciento franceses, 30 por ciento mexicanos y 10 por ciento colombianos, hondureños, salvadoreños, entre otros.

En este establecimiento la gente come parada y platica con los taqueros. "De la puerta para acá es México, y la gente se mete en el papel".

Rika Escobar, Lalo Ávilez, Manu Peña y José Antonio Valdéz, son los cuatro taqueros que trabajan con Alejandro. Todos son regios y tienen entre 25 y 35 años de edad, con carrera terminada en Relaciones Internacionales, Derecho o Diseño Gráfico.

Tienen guisos de picadillo con papa, carnitas, barbacoa, chicharrón en salsa verde, pastor, alambre, discada, tinga de pollo y carne asada, así como salsa macha, de chile habanero, verde y cacahuate.

La orden de tres tacos cuesta alrededor de 120 pesos (7 euros), una gordita grande, 60 pesos (3.5 euros), una torta vale alrededor de 150 pesos (8.5 euros). Es importante señalar que los parisinos gastan alrededor de 170 a 255 pesos (de 10 a 15 euros) en una comida corrida. Y que el precio de una BigMac es de alrededor de 71 pesos (4.20 euros).

Cabe destacar que siempre hay que hacer cola para ordenar en este restaurante protegido por la Virgen de Guadalupe y decorado con la bandera mexicana, zarapes, billetes mexicanos, chiles y nopales.

"A la gente le gusta el ambiente, y nosotros hacemos todo para que sea como en casa, como en México. Queremos que la gente conozca la comida mexicana, la gastronomía callejera con todo y la interacción con el taquero", finalizó Alejandro Escobar.

Al día preparan juntos más de 100 productos, entre tacos, burrones, quesadillas, gorditas, tortas, guacamole, entre otros. Dependiendo la época del año, venden aguas de horchata, jamaica, melón, sandía y pepino con limón.