Buscan hacer de Morelia la 'Salzburgo de América'

“No vendemos conciertos, sino experiencias”, dice en entrevista con MILENIO Verónica Bernal, directora del encuentro artístico.
Il Giardino Armonico se presentará el 29 de noviembre.
Il Giardino Armonico se presentará el 29 de noviembre. (Especial)

México

El Festival de Música de Morelia Miguel Bernal Jiménez, dice su directora general, Verónica Bernal, "celebra 26 años de traer no solamente los mejores exponentes de la música de concierto a México, sino de realizar con ellos actividades académicas que han abierto fronteras a estudiantes de música que vienen de todo el país. El festival también ha contribuido a la creación de públicos".

La nieta del compositor moreliano dice que "en el entorno que vive México, solo a través de grandes proyectos culturales se puede abonar en lo positivo para hacernos mejores seres humanos, mejores ciudadanos. Estos proyectos son los que se deben continuar y apoyar. Como ciudadana te podría decir que si no fuera por la cultura, por los festivales que tiene Michoacán, por todo este patrimonio tangible e intangible, estaríamos totalmente en desventaja, pero esta riqueza se tiene que impulsar".

Bernal comenta que cuando su padre, Miguel Bernal Macouzet, y su tío Eugenio iniciaron el festival, que en esta ocasión se celebrará del 14 al 30 de noviembre, "las salas de concierto estaban casi vacías. La gente no sabía ni siquiera lo que era la música de concierto. '¿Un festival de qué?', preguntaban. La gente aplaudía en todo momento y no había los silencios que debe haber entre cada uno de los movimientos de una obra. Ahora es increíble, pero tenemos casi todas las salas llenas. El año pasado tuvimos 95 mil asistentes; se dice fácil, pero para un festival de este tipo es muchísima gente. Esto indica que contamos con un público cautivo que asiste año con año. Creo que el festival marcó una pauta para crear público".

Miguel Bernal Jiménez quería crear un festival. ¿Cuál era su idea?

Dejó escrito que tenía la idea de crear un festival de Primer Mundo para Morelia y para México. Uno de sus sueños era que la ciudad se convirtiera en la Salzburgo de América, lo que tiene mucho que ver con todo lo que hizo por el Conservatorio de las Rosas. Por supuesto, falta mucho para que lo sea, pero creo que vamos con paso firme. Cada año tratamos de mejorar y hacer raíces para que el festival se vuelva un patrimonio para México.

¿A quiénes destacaría entre los artistas invitados?

A la Orquesta del Teatro Municipal en la Gärtnerplatz de Múnich, sin dejar de mencionar a la orquesta barroca Il Giardino Armonico y a la Camerata de Berna. La compositora finlandesa Kaija Saariaho será nuestra invitada de honor y se ofrecerán tres conciertos con sus obras. También se podrá disfrutar de un mapeo arquitectónico en 3D en la Catedral de Morelia con música de Bernal Jiménez, en colaboración con el Centro Mexicano para la Música y las Artes Sonoras. Nuestro programa es muy amplio y variado.

Además se incluyen otros géneros.

Siempre tenemos un gran concierto popular, y además hay conciertos de tango, jazz y otros géneros. Donde tenemos que invertir más es en las actividades infantiles, porque los niños serán nuestro público del futuro. Además, serán jóvenes con los que no tendremos que batallar porque se habrán formado con esta música.

¿Qué público busca el festival?

Queremos acercar la música de concierto al público en general, sin importar edades o estatus social. Queremos que se quite la percepción de que esta música es para una élite o para gente de cierta edad. Nosotros no vendemos conciertos: vendemos experiencias que la gente se
lleva en el corazón y algo significará en sus vidas. Eso es lo más importante.