Praxis: una editorial en riesgo por un desarrollo inmobiliario

El sello especializado en poesía, fundado en 1981 por Carlos López, está en riesgo de ser demolido por una constructora que cuenta con una licencia irregular.

México

Los libreros de Carlos López están todos vacíos: ya no contienen ni sus propios libros ni los de su sello editorial. Algunos están empacados en cajas y otros forman varias torres en las habitaciones del espacio que ha ocupado la Editorial Praxis durante 33 años. El local ubicado en una vecindad de la colonia Doctores está en riesgo de ser demolido por una empresa inmobiliaria, a pesar de que ésta cuenta con una licencia irregular otorgada por la delegación Cuauhtémoc.

El editor es el único que permanece en la vecindad. Las 18 familias que antes la habitaban se vieron obligadas a marcharse cuando el predio fue vendido a la constructora ABEC, la misma que desde hace ocho meses levanta un edificio de siete pisos en el terreno aledaño. La mayoría de los vecinos aceptaron la indemnización para cambiar de domicilio. Pero López no sólo debe mover su casa sino también su negocio, y los costos que eso implica -alega- rebasan los 130 mil pesos que le ofrecieron para irse.

El fundador de Praxis conserva una copia de la licencia que la delegación concedió a la empresa. Ahí se lee que el permiso es para demoler un predio desocupado, lo cual no corresponde ni a la realidad del momento en que fue emitido ni a la actual. "Están demoliendo conmigo adentro y eso es ilegal", reclama López, quien se niega a marcharse antes de que se resuelva el caso por la vía jurídica.

Además de presentar una denuncia contra ABEC, el editor interpuso un amparo federal a su favor. Ambos recursos se encuentran en proceso, pero la empresa no ha detenido su avance. Son las 11 de la mañana y el ruido de la maquinaria no cesa. Según López, tampoco lo hace durante las noches ni los fines de semana. Los escombros ya invaden el terreno de la vecindad y en estos meses le han cortado el agua en dos ocasiones. Ahora también el teléfono.

"Yo lo que pido es que paren la obra y que respeten los tiempos legales", insiste el editor, quien resiste a la creciente presión a la vez que está preparado para partir en cualquier momento. Sus cosas están empacadas y listas para ser trasladadas eventualmente a la nueva sede de Praxis, que se moverá a Cuernavaca.

Tres décadas de poesía

López fundó la Editorial Praxis en 1981, y un año después la instaló en el local de la calle Doctor Vértiz 185. Al poco tiempo, cuando se desocupó un departamento de la vecindad, también movió allí su vivienda.

En 34 años ha publicado más de mil títulos de nóveles autores, que en algunos casos han llegado a ser muy reconocidos. Por ejemplo el poeta colimense Rogelio Guedea, a quien López le publicó sus dos primeros libros: Los dolores de la carne (1997) y Testimonios de la ausencia (1998). Entre muchos otros, forman parte de su catálogo el poeta guatemalteco Humberto Ak'abal (beca Guggenheim 2006) y Gloria Vergara, poeta, ensayista y miembro de la Academia Mexicana de la Lengua.

También en este tiempo -apunta López- se ha impulsado un proyecto cultural en "una colonia estigmatizada por la presencia de drogas y maleantes". La Secretaría de Cultura del Distrito Federal no ha mostrado ninguna señal de apoyo. Tampoco ha obtenido respuesta positiva ni en la Delegación Cuauhtémoc, ni en el Ministerio Público ni en Protección Civil.

Los amigos del editor y algunos autores realizaron una clausura simbólica este miércoles. Unas 12 personas en total salieron a la calle con carteles para informar a la gente del barrrio sobre la situación que enfrentan. Después de haber procedido por la vía legal, afirma López, "no me queda más arma que la denuncia".