EU trabaja en implante cerebral para restaurar la memoria

El desarrollo puede beneficiar a 300 mil soldados que sufrieron heridas neuronales graves en Irak y Afganistán, así como a gente con Alzheimer.

Washington

Investigadores militares estadunidenses trabajan en el desarrollo de un implante cerebral que pueda restaurar los recuerdos de soldados y pacientes neurológicos, anunciaron ayer miembros de la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa (Darpa, por su sigla en inglés).

El sofisticado estimulador de la memoria forma parte de la iniciativa de 100 millones de dólares emprendida por el presidente Barack Obama para profundizar la comprensión del cerebro humano.

“Si resultas herido en el cumplimiento de tu deber y no puedes recordar a tu familia, queremos ser capaces de restaurar este tipo de funciones”, dijo el gerente del programa del Darpa, Justin Sánchez, en una conferencia convocada por el Centro de Salud Cerebral de la Universidad de Texas.

Algún día pueden beneficiarse de esta investigación los cerca de 300 mil soldados que sufrieron heridas cerebrales graves en Irak y Afganistán, así como las millones de personas que padecen Alzheimer.

“Pensamos que podemos desarrollar dispositivos neuroprotésicos que pueden interactuar directamente con el hipocampo para restaurar el primer tipo de recuerdos a los que apuntamos, es decir, la memoria declarativa”, dijo Sánchez.

La memoria declarativa es una forma de recuerdos a largo plazo que almacena la identificación de personas, acontecimientos, hechos y cifras. Ninguna investigación ha mostrado que estos recuerdos pueden recuperarse una vez que se han perdido.

Como marcapasos

Lo que los científicos en esta área ya han logrado es ayudar a reducir los temblores de las personas con Parkinson, controlar las convulsiones de los epilépticos y mejorar la memoria de algunos pacientes con Alzheimer a través de un proceso llamado estimulación cerebral.

Los dispositivos que usan, inspirados en los marcapasos cardiacos, envían acompasadamente electricidad al cerebro, pero no funcionan igual en todos.

“La memoria es un asunto de patrones y conexiones”, explicó Robert Hampson, profesor asociado de la Universidad Wake Forest.

“Para que desarrollemos la prótesis de memoria, debemos tener antes algo que nos muestre cuáles son los patrones específicos”, acotó Hampson, tras declinar hablar explícitamente sobre la investigación del Darpa.

Sin embargo, los estudios públicos de este científico en ratas y simios ya han demostrado que las neuronas del hipocampo (zona del cerebro que procesa la memoria) se activan de maneras distintas cuando el ejemplar ve el color rojo o el azul, o cuando es enfrentado a una fotografía de un rostro o de un alimento.

Con este hallazgo, Hampson ha podido extender la memoria de corto plazo de animales usando prótesis cerebrales para estimular el hipocampo, pero para restaurar un recuerdo humano específico, acotó, necesitarán saber cuál es exactamente su patrón.

Dilemas éticos

La manipulación de recuerdos puede ser polémica según Arthur Caplan, médico especializado en ética en el centro médico de la universidad Langone, en Nueva York.

“Cuando te pones a hurgar el cerebro estás metiéndote con la identidad de la persona”, dijo Caplan, quien asesora al Darpa en asuntos de biología sintética, aunque no en neurociencia.

“El costo de alterar la mente es que corres el riesgo de perder tu identidad. Esa es la clase de peligro que estamos enfrentando”, aseguró.

En lo que respecta a los soldados, la posibilidad de que sea factible borrar memorias puede interferir con las técnicas de combate o hacer que los guerreros sean más violentos o menos escrupulosos, advirtió.

“Si me puedo tomar una pastilla o ponerme un casco para que me borren algunos recuerdos, tal vez no tengo que vivir con las consecuencias de lo que hice”, opinó Caplan.

El sitio web del Darpa señala que, debido a que sus “programas impulsan la vanguardia de la ciencia”, la agencia “periódicamente se reúne con experimentados académicos para discutir temas éticos, legales y sociales”.

Sánchez afirmó que los avances de esta investigación serán anunciados dentro de pocos meses. “Tenemos a los científicos más talentosos del país trabajando en este proyecto, así que manténganse alerta, ocurrirán muchas cosas muy emocionantes en un futuro muy cercano”, concluyó.

• • •

Aumentan agresiones sexuales entre militares

Las denuncias de agresiones sexuales entre militares de Estados Unidos aumentaron 50 por ciento, según un informe del Pentágono dado a conocer por el secretario de Defensa, Chuck Hagel. Según el reporte, 14 por ciento de las denuncias en 2013 fueron de hombres. 

En total hubo 5 mil 61 denuncias de abuso sexual el año pasado, en comparación con 3 mil 374 en 2012. Una de cada diez acusaciones corresponde a incidentes que ocurrieron antes de que la víctima fuera admitida en las fuerzas militares.

Funcionarios de Defensa explicaron que alentar a más hombres a denunciar es complicado por el temor a que los demás puedan pensar que son débiles y susciten dudas sobre su orientación sexual; sin embargo, explicaron que estos casos tienen más que ver con cuestiones de poder y abuso, que con la preferencia.

“Todavía existe la impresión errónea de que es una cuestión femenina y un delito contra las mujeres”, señaló Nate Balbreath, asesor ejecutivo de la Oficina de Prevención de Agresión Sexual del Pentágono. Hagel presentó seis iniciativas nuevas para que más víctimas masculinas denuncien este tipo de delito.

AP/Washington

• • •