INAH, clausura obra y niega permiso

Se notificó por parte de la Coordinación Nacional de Monumentos que no es factible la autorización de la cruz, porque el Templo en el Cerro de los Remedios tiene una altura de 18 metros y se ...
Cruz Monumental de Durango, obra suspendida
Cruz Monumental de Durango, obra suspendida (Silvia Ayala)

Durango

A poco más de dos meses de haber iniciado los trabajos de la Cruz Monumental, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Durango, canceló la obra y negó el permiso para que se lleve a cabo, asegurando que los trabajos causan daño al patrimonio cultural.

El director Alberto Ramírez, explicó que la obra está construida en el atrio del Templo más importante y antiguo que se tiene en el Cerro de los Remedios. Por esa razón hace dos semanas se realizó una verificación y se suspendieron los trabajos.

Posteriormente el gobierno del Estado a través de SECOPE, envió el expediente a la Ciudad de México para la autorización, sin embargo, se les notificó por parte de la Coordinación Nacional de Monumentos que no es factible la autorización de la cruz, porque el Templo tiene una altura de 18 metros y se rebasa por el doble.

Además que está en una zona de vestigios arqueológicos que debe tener un dictamen de liberación por parte de la coordinación nacional de arqueología o el Consejo de Arqueología del INAH y también otras circunstancias como es el paisaje cultural que afecta la colindancia visual, además por ser una cruz religiosa, debe tener una autorización  de la Comisión de Arte Sacro.

El entonces director de INAH Durango, Alberto Ramírez señaló que una vez que se cubra los anteriores requisitos seguramente se podría volver a revisar el expediente y en su caso quizá obtener el permiso para continuar con los trabajos.

“Seguramente una vez que se cubran estas cuestiones, estará en condiciones la comisión nacional de monumentos históricos de revisar nuevamente el proyecto para ver si cumple con todas estas especificaciones”.

Según detalló el entrevistado, el INAH Durango no tiene nada que ver con el otorgamiento del permiso, sino que el expediente fue turnado a las oficinas centrales y es ahí donde se valora la situación.

“Deben ser ellos mismos, los que sigan con este trámite y liberación de la licencia en un futuro, por lo pronto, mientras no se tenga la licencia emitida por la coordinación nacional de monumentos no se puede trabajar en esa área, en esa zona federal”, concluyó.