Toledo dona a los mexicanos el trabajo de toda una vida

El artista, promotor cultural y activista entrega al INBA el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca y el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo.
Francisco Toledo y María Cristina García durante la ceremonia de donación.
Francisco Toledo y María Cristina García durante la ceremonia de donación.

Oaxaca

En una ceremonia muy breve y alejada lo más posible de los protocolos, el luchador social, promotor cultural y defensor del patrimonio natural y material, el artista visual Francisco Toledo, hizo oficial la donación al pueblo de México de un invaluable legado artístico.

A cambio de un peso, el polifacético creador entregó al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, a través del Instituto Nacional de Bellas Artes, dos de sus propiedades valuadas en casi 5 millones de pesos cada una, donde se encuentran el Instituto de Artes de Oaxaca y el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo, que resguardan un acervo conformado por más 125 objetos de arte.

Llegó muy temprano a la cita, por lo que platicó con los medios  de información a las puertas del IAGO, se mostró sereno y contestó a todas las preguntas, desde cómo se sentía al donar su obra, hasta que está por solucionarse el “blanqueo” de sus cuentas por 930 mil pesos, que por falta de pago de impuestos de sus instituciones culturales emprendió contra el artista el gobierno de Gabino Cué.

Toledo dijo que a cambio de esta donación: “recibí un peso y no es deducible de impuestos, es efectivo y me lo voy a gastar yo solito, no tengo que pagar impuestos de ese peso”.

En el acto oficial, que se desarrolló en el segundo patio del IAGO, la poeta Natalia Toledo hizo uso de la palabra frente a invitados especiales, como don Alfredo Harp Helú: “En nombre de la familia Toledo hacemos entrega del acervo del Instituto de Artes Gráficas (IAGO) del maestro Francisco Toledo, al Instituto Nacional de Bellas Artes INBA para que la guarden, la cuiden y si es posible la multipliquen”.

La directora del INBA, María Cristina García Cepeda, tras saludar a la comunidad, se refirió a la incansable labor filantrópica de Toledo.
Destacó que el IAGO se ha distinguido por ser un espacio plural e incluyente, una institución ejemplar para la formación y conocimiento de las artes que lo convierten en un referente cultural, no sólo en nuestro país sino en el extranjero.

“Hoy Francisco Toledo nos convoca a un acto de especial relevancia porque venimos a recibir, en compañía de la familia artística oaxqueña, la donación del IAGO al INBA, esta donación incluye dos inmuebles, así como el legado artísticos y la importante biblioteca de arte, así como videos y archivos sonoros, el trabajo de toda una vida.

“Ten la certeza que, con este gesto de generosidad tuyo, el INBA adquiere el compromiso de conservar el espíritu de siempre tú le has dado a tus proyectos, resguardar este patrimonio que se queda en Oaxaca, de fortalecer los programas artísticos y académicos del IAGO”.
Posteriormente, se procedió a la firma “del instrumento jurídico” ante la fe del notario público número 25 de esta ciudad, el señor Alfredo Castillo.

Firmó como donante el maestro Francisco Toledo y recibe como donataria la directora del INBA, María Cristina García Cepeda, asimismo,  firmaron como testigos, los hijos del artista: Natalia, Jerónimo, Laureana y Sara. Hicieron lo propio como testigos de honor, Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Conaculta y Gabino Cué, gobernador del estado de Oaxaca.

Al tomar el micrófono, el presidente del Conaculta, dijo que los asistentes a esta ceremonia estaban presenciando uno de los actos de mayor generosidad que se han dado en nuestro país.

“Francisco nos pidió que fuéramos muy breves y sobre todo, breves en cuanto a los calificativos y las palabras, pero no quiero dejar de subrayar un gesto, absolutamente ejemplar en un país como México, de una artista como Toledo, quien no sólo ha compartido su arte sino el producto  de su talento, que se ve reflejada en una colección de cerca de 125 mil objetos distintos, ahora los comparte con México y los deja en Oaxaca”.