Documentan los exvotos del Santuario de Talpa

Su autora Elín Luque Agraz busca con esta edición que tanto santuarios como exvotos se integren al catálogo del patrimonio nacional y queden protegidos.
Unos cuantos piquetitos de Frida Kahlo, colección Dolores Olmedo.
Unos cuantos piquetitos de Frida Kahlo, colección Dolores Olmedo. (Cortesía)

Guadalajara

Elín Luque Agraz además de ser la directora de la Casa Lamm, desde hace veinte años ha ido tras el rastro de colecciones de exvotos localizados en santuarios de México y en el extranjero. Sus investigaciones derivaron en tres libros. Un volumen está dedicado a exvotos de la  Basílica de Guadalupe, otro al Museo de La Soledad, en Oaxaca y la trilogía se completa con la reciente publicación bilingüe, español-inglés El arte de dar gracias. Los exvotos  pictóricos de María del Rosario de Talpa . El libro, que ya fue presentado en la Ciudad de México y pronto se presentará en Guadalajara, expone el análisis de cien exvotos del Santuario de la Virgen de Talpa con referencias históricas. En la lista, sin lugar a dudas resalta el exvoto realizado por Frida Kahlo en hoja de metal, debido a la relevancia de la autora y que además condujo a la académica a un hallazgo mayor. La estudiosa relata que encontró algo fantástico en la lámina mencionada, titulada Unos cuantos piquetitos . “Me di cuenta que un exvoto que se conserva en Talpa elaborado por Margarita Aragón, aborda la misma temática de ese ex voto de Frida Kahlo: una sexo servidora que se salvó de ser asesinada por un cliente. Cuando estuve investigando en el museo de Frida, me di cuenta que tienen más de 200 exvotos de Talpa. Hay muchas versiones de cómo pudieron haber salido y llegado a las manos de la pintora tal vez, pero no tengo  argumentos para saber realmente cómo llegaron allí. Una hipótesis seria puede sostenerse con argumentos hemerográficos pero el hijo de Dolores Olmedo que maneja los fideicomisos de los museos Kahlo y de Diego Rivera mantiene cerrado el archivo y no puede consultarse hasta 2030. De manera que no pude revisar cartas 

o documentos que me ayudaran a confirmar mis hipótesis”. Este misterio está protegido por ahora, sin embargo el destino de estos objetos de culto y arte es incierto ya que, algunos que poseen cualidades preciadas 
quedan en manos de propietarios privados e incluso han encontrado hogar fuera del país.  Ante tal panorama, Luque considera afortunado que exista esta parte de la colección que ha documentado en su libro. 
La realidad es que al tratarse de ofrendas que los fieles entregan en las parroquias no siempre se lleva un registro y acopio adecuado aunque el caso de Talpa es ejemplar en este sentido y la investigadora detalla que además de que conservan las piezas de forma pulcra le han tendido total apoyo para su trabajo. Por otra parte la investigadora dice que no se cuenta con un inventario nacional por parte del Instituto 
Nacional de Antropología e Historia (INAH) por ello las colecciones anidadas en los santuarios no pueden llevarse a exposiciones internacionales cuando se han presentado solicitudes formales.  “Los exvotos de Talpa no están en el catálogo nacional de sitios y monumentos. Uno de los propósitos de este libro es que se incluyan y se declaren patrimonio de México”, dice la académica. La investigación de Luque aporta una vertiente distinta a la apreciación histórica. Ella asegura que “tuve la oportunidad de estudiarlos como documentos y encontré varios temas desde la denuncia de  un problema de salud crítico en la zona de tipo neurológico, hasta el naufragio de un barco llamado El gracioso”. Bajo una estricta metodología Luque ha estudiado cerca de dos mil piezas y con sus archivos formó un banco de 10 mil imágenes disponibles para fines académicos. El arte de dar gracias. Los exvotos pictóricos de María del Rosario de Talpa incluye fotos de referencia, muestra con autorización una pieza de Frida Kahlo y no está a la venta. Se consigue a cambio de un donativo en el Santuario de la Virgen de Talpa, en Casa Lamm, en el Museo Frida Kahlo y en la sede de la Colección Olmedo.

Unos cuantos piquetitos

Encontré que, aunque otras importantísimas investigadoras la habían mencionado en sus libros, nadie había publicado la nota hemerográfica en la que se ligaba el motivo por el cual Frida se había inspirado en hacer su exvoto y lo hace justo cuando encuentra a su hermana Cristina de amante con Diego Rivera. Entonces se corta el cabello, en una situación íntima muy caótica pinta este exvoto”, dice Elín Luque.