Dinamitan cerro para crear el telescopio más poderoso

Pretenden hallar la respuesta a problemas astronómicos no resueltos, con la expectativa de cambiar la visión del universo como hizo Galileo hace 400 años.

Santiago

Una explosión controlada destruyó parte del cerro Armazones, en la región chilena de Antofagasta; ello marcó el inicio de la construcción del telescopio más poderoso del mundo, una estructura capaz de captar 14 veces más luz que los actuales para profundizar y mejorar las investigación de encontrar nuevos elementos en el universo además de buscar vida en otras galaxias.

A las dos de la tarde, hora local, la cima del cerro Armazones, de 3 mil 60 metros de altura, perdió entre 25 y 30  metros de altura para crear una llanura de 200 metros de longitud en la que se ubicará el E-ELT (Telescopio Europeo Extremadamente Grande) del Observatorio Austral Europeo (ESO, por su sigla en inglés).

En ese lugar se levantará una estructura de 60 metros de altura y 80 de diámetro, con espejos de 39.3 metros de diámetro, casi la mitad de una cancha de futbol, por encima de los 30 metros con que cuentan actualmente los telescopios más grandes en construcción, que en unos 10 años comenzarán a explorar los orígenes del universo y los planetas situados más allá del sistema solar.

Este telescopio arrojará luz sobre las “edades oscuras” del universo, cuando la Vía Láctea tenía medio millón de años, y gracias a su tamaño podía contribuir a encontrar vida extraterrestre detectando si los exoplanetas tienen oxígeno en sus atmósferas.

“Con el E-ELT estamos construyendo un telescopio para el siglo XXII”, dijo Fernando Comerón, astrónomo y representante del ESO en Chile, sobre la herramienta que estará finalizada en 10 años y será completamente operativa dos más tarde.

El lugar elegido, el cerro Armazones, está situado a 130  kilómetros de la ciudad de Antofagasta y a 20 kilómetros de cerro Paranal, donde funciona el antecesor del E-ELT.

Tanto los instrumentos como los 798 espejos que formarán el telescopio más poderoso jamás conocido comenzarán a fabricarse en los próximos dos años, con un presupuesto de 1.5 millones de dólares.

Por medio de este ingenio tecnológico se pretende abordar muchos de los problemas astronómicos que todavía no se han resuelto, con la expectativa de que termine por cambiar la visión del universo de manera similar a como lo hicieron las observaciones de Galileo hace 400 años.

La decisión de situar allí el telescopio gigante fue adoptada en abril de 2010 y se basó, según el ESO, en una exhaustiva investigación meteorológica para determinar lo que se describe como la “calidad astronómica” de la atmósfera.

Además, se consideraron otros factores, como los gastos de construcción y la cercanía de otras instituciones científicas.

Está previsto que el E-ELT sea cuatro veces superior al mayor que existe actualmente, el VLT (Telescopio Muy Grande), también del ESO.

El ESO, en el que participan 14 países, tiene su sede principal en Garching, Alemania, población vecina a Múnich, y está considerada la organización de observaciones astronómicas más grande del mundo.

Este organismo dispone en Chile de tres importantes estaciones de observación, donde ya hay varios telescopios de menor alcance, a las que se sumará ahora la del cerro Armazones.

La voladura parcial del cerro Armazones pudo ser seguida en tiempo real en Livestream (http://new.livestream.com/ESOastronomy), así como por las redes sociales Facebook y Twitter y el canal del ESO en YouTube.

Un lugar ideal de la astronomía mundial es el norte de Chile, por la atmósfera más seca, las noches más despejadas y menos contaminadas del planeta, y con el E-ELT el país concentrará 70 por ciento de los observatorios astronómicos del planeta.

• • •

NASA quiere un asteroide

La NASA está enfocando su atención en los asteroides que desea capturar. Funcionarios de la agencia espacial estadunidense describieron un excelente candidato: un pequeño asteroide que pasó a unos 12 mil 230 kilómetros por encima de la Tierra en 2011.

El cuerpo celeste de 6.1 metros de longitud podría ser lo suficientemente pequeño como para caber en una cochera

El plan es atrapar un asteroide con una garra gigante o capturarlo con una bolsa inflable enorme. Quedaría “estacionado” encima de la Luna y los astronautas lo explorarían en una misión posterior.

Lindley Johnson, ejecutivo de la NASA, dijo que a la larga habrá unas 10 rocas para capturar a principios de 2020. Hasta ahora han encontrado al menos seis candidatos válidos.

Washington/AP

• • •

 



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]