El reto del juguete tradicional para el niño moderno

Ante la vorágine tecnológica, donde existen gadgets, videojuegos y demás, los artesanos de Arrazola, San Pedro Taviche o San Martín Tilcajete, en Oaxaca, muestran su creatividad.
Artesanos de Oaxaca producen juguetes hechos a mano y compiten contra la tecnología actual.
Artesanos de Oaxaca producen juguetes hechos a mano y compiten contra la tecnología actual. (Luis Carlos Valdés de León)

Torreón, Coahuila

Elaborados en los Valles Centrales de Oaxaca, desde renos, elefantes, ardillas, gallos, burros, venados, tigres, leones, toros, vacas, cebras o alebrijes de madera de copal tallada a mano.

En Arrazola, San Pedro Taviche o San Martín Tilcajete, muestran el ingenio de los artesanos mexicanos que sabe luchar frente a la tecnología que se oferta en el mercado del entretenimiento para niños en el país.

Sean de lana, madera, de manta, desde las damas chinas, el balero, el yoyo, los juguetes tradicionales y artesanales han sobrevivido a la vorágine que provocó hace unos años la llegada de los gadgets tecnológicos como los celulares, las tablets y los juegos de video.

A decir de Rosita Jiménez Lorenzo, presidente de la asociación ExpoArte de Oaxaca, los niños de hoy aún se entretienen con los típicos baleros, alebrijes, figuras de lana, los carritos de madera, los títeres y todos aquellos que componen la oferta del juguete tradicional mexicano.

"Los pequeños también pasan por el proceso de aprendizaje con estos juguetes, logran identificar los colores, las formas geométricas, les estimula la creatividad, sean de manta o de madera".

Instalados hasta el próximo 15 de mayo en los pasillos del centro comercial Intermall Laguna en la ciudad de Torreón, esta asociación integrada desde el 2003 por artesanos de Oaxaca de diferentes regiones de la entidad, son una muestra del trabajo que realizan 22 artistas que participan con sus productos, como lo son los textiles de la Costa, de San Pedro Amuzgos, Tuxtepec, Oaxaca.

"Estos juguetes les gustan mucho a los niños, les estimula mucho su creatividad, les encanta que tengan muchos colores, en muchos casos son pintados a mano, por lo que su valor artesanal es mayor, pero finalmente para los pequeños, siguen siendo juguetes", explicó.

Rosita Jiménez comentó que la curiosidad que emanan de los pequeños, surgen por medio de las preguntas que realizan con respecto a los detalles que le dan forma, dándole un uso incluso pedagógico.

De acuerdo al sitio "El Juguete Popular Mexicano", a lo largo de muchas generaciones los mexicanos se han divertido y han desarrollado destrezas, habilidades, retado a la suerte y creado sus propios mundos a través de juguetes.

Precisa que los juguetes han existido no sólo como instrumentos para entretener o divertir a los niños, sino para educar, orientar y desarrollar su capacidad creadora. A lo largo y ancho de México se encuentra una variedad de juguetes populares.

Rosita Jiménez señaló: "Los pequeños también pasan por el proceso de aprendizaje con estos juguetes, logran identificar los colores, las formas geométricas, les estimula la creatividad, sean de manta o de madera, el juguete les ayuda desde muy pequeños, haciéndolos parte de sus vidas", concluyó.