Centro Cultural Tlatelolco abre al público sus entrañas

El recinto abrió por primera vez al público una de sus tres bodegas en las que resguarda la colección Stavenhagen; se explicaron los procesos de embalaje, registro y catalogación de la obra.
Fachada del Centro Cultural Universitario Tlatelolco.
Fachada del Centro Cultural Universitario Tlatelolco. (Centro Cultural Universitario Tlatelolco )

México

Con la frase "Ábrete sésamo", fórmula mágica que abre una cueva en el cuento de "Alí-Babá y los 40 ladrones", el Centro Cultural Universitario Tlatelolco (CCUT) abrió por primera vez al público general una de sus tres bodegas, en las que se resguarda la colección Stavenhagen.

Durante un recorrido especial en el marco del Día Internacional de los Museos, que se conmemora hoy, un numeroso grupo de asistentes ingresaron a la bodega uno, situada en el sótano del CCUT, donde se explicaron los procesos de embalaje, registro, catalogación y conservación de la obra.

Aurea Ruiz, coordinadora de Fondos Reservados del recinto, habló sobre la citada colección conformada por cinco mil piezas prehispánicas, originarias de diferentes partes del país como Nayarit, Colima, Jalisco, Puebla, Veracruz, Guerrero, Campeche y el centro de México, que comprenden las culturas zapoteca, maya y mexica, entre otras.

Señaló que en este lugar se reciben tres cuartas partes de la Colección citada y refirió que la finalidad de la muestra es dar a conocer algunos ejemplos de la maestría, con la que los pueblos prehispánicos elaboraban objetos en diferentes materiales. Se trata de obras extraordinarias por su forma, composición, dinamismo, naturalidad y belleza.

Por separado, Esmeralda Reynoso, coordinadora del Memorial del 68, comentó a Notimex que se trata de la primera vez que se abre esta bodega, en el marco del Día Mundial de los Museos y que este año lleva por tema "Las colecciones crean comunidad".

"Por lo tanto se decidió hacer esta visita con el nombre "Ábrete Sésamo", y así, entraron a donde nadie entra. La idea es acercar a lo que no se ha visto y que aprendan qué es lo que se hace en las tripas del museo, mientras más se conoce, se acerca uno más y hay una relación más afectiva y personal con el público", comentó.

Recordó que la Colección Stavenhagen es particular y fue cedida a la Universidad en forma de comodato para que se exponga.

Tras aclarar que la colección se encuentra en buen estado, aunque hay piezas que requieren restaurarse, reconoció que presenta problemas, "pues no tiene la seguridad del origen de las piezas, es decir, no se tiene el acervo producto de una exploración, la colección está integrada de saqueos, a pesar de ello, es una colección bella", dijo.

Subrayó que desde que el CCUT abrió sus puertas, es la primera vez que la gente ingresa a esta bodega y dejó en claro que no es "conveniente dejar entrar a varias personas, porque las obras se dañan o alteran con el sudor o el calor de la gente.

En este caso, dijo, se trata de una bodega en restauración, "pues como el edificio de Tlatelolco fue hecho para otra cosa, la bodega se adapta para el museo".

Durante el recorrido, a chicos y grandes se les explicó sobre las distintas maneras de empacar las obras que se resguardan en esta bodega que acoge pintura, fotografía, planos y piezas prehispánicas.

También se alberga en este lugar, la Colección de Mario Pani conformada por 500 fotografías sobre la construcción de Tlatelolco; más de 100 planos sobre la edificación del edificio original, así como sobre los trabajos que requirió tras el sismo de 1985.

Fotografías de carteles del Taller de Gráfica Popular, en su mayoría políticos; el Fondo Rogelio Naranjo, que consiste en la donación de más 10 mil 300 cartones; gráfica contemporánea, son otras obras que se resguardan en este sitio.