Develan escultura efímera de Teodoro González de León

La obra que fue creada por el arquitecto recientemente fallecido para celebrar sus 90 años fue colocada en el Museo Tamayo.

México

La escultura efímera y transitable que diseñó el arquitecto Teodoro González de León fue inaugurada ayer en el patio central del Museo Tamayo Arte Contemporáneo, con la presencia de su esposa, Eugenia, y de sus hijos Diego, Berenice y Sofía.

Con el título Cubo transitable de 6 m. Formado por seis triángulos egipcios conectados por 12 tubos, la pieza fue todavía diseñada por el arquitecto para celebrar sus 90 años, que aún alcanzó a festejar el pasado 28 de mayo, por invitación de María Cristina García Cepeda, directora del INBA.

En el acto Eduardo Vázquez Martín, secretario de Cultura de la Ciudad de México, afirmó que esta obra está llamada “a ser un ícono de la ciudad. Tendrá una vida de peregrinaje que empieza aquí, en el Museo Tamayo, y se trasladará al Museo de la Ciudad de México. Estamos trabajando para que después encuentre un espacio permanente en la ciudad, de manera que todos los habitantes la reconozcan y para que Teodoro González de León sea parte de ese universo”.

Todas las obras de González de León, indicó, son transitables y permeables a los seres humanos y abiertas a la Ciudad. “Así que es un gusto, en medio de la tristeza de haber perdido a Teodoro, conocer en esta pieza su enorme talento su genio y su legado”.

García Cepeda relató su petición al artista: “Le propusimos que elaborara una pieza que lo mostrara como el arquitecto universal que era, y que mostrara también sus dotes creativas como pintor y escultor”.

En esta pieza, agregó, se conjugan los volúmenes con el entorno en este maravilloso patio articulador del Museo Tamayo, núcleo de la convivencia de este museo.

Añadió: “Quiero decirles que González de León estuvo al pendiente de cada ensamble, de cada corte, de cada tornillo, de toda la obra, y lo hizo de manera sistemática, pero eso fue para que la viera ahora aquí. Fue gracias al ingeniero Antonio Pliego, quien estuvo pendiente siempre para hacer, de manera impecable, todo lo que deseaba y soñaba el arquitecto González de León”.

La escultura de gran formato se presenta como si fuera un túnel, solo que elaborado por seis triángulos egipcios, realizados en madera de pino, y que fueron unidos con 12 tubos de acero, explicó el arquitecto Xavier Urbiola, subdirector de Patrimonio Artístico del INBA.

“El Cubo transitable es una escultura en la que el público podrá transitar y experimentar las imprecisiones de la madera que Teodoro deseó compartir con todos nosotros. Se trata de un ejercicio de un testimonio de su ingenio, sensibilidad, de su talento y dotes creativas”.

La pieza fue diseñada por González de León para celebrar también sus siete décadas como autor de grandes obras arquitectónicas, como El Colegio de México, el Fondo de Cultura Económica, la Universidad Pedagógica Nacional y el Auditorio Nacional.

A pesar de su ausencia, el homenaje nacional que se le dedica continúa para reconocer la vida, obra y aportaciones artísticas de uno de los arquitectos más influyentes del siglo XX.

La escultura estará en el patio central del Museo Tamayo hasta el 30 de octubre. El recinto también ha programado diversas actividades, como visitas guiadas, recorridos por edificios de González de León y talleres. La programación está disponible en el sitio web www.museotamayo.org.