Despierta interés en regios por las causas sociales

Especialistas destacan la participación ciudadana registrada en los últimos años en Monterrey, quizás como una muestra del hartazgo ante la incapacidad gubernamental por solucionar problemas de ...
O Varios colectivos se unieron para defender un área verde adjunta al Congreso local.
Varios colectivos se unieron para defender un área verde adjunta al Congreso local. (Jorge López)

Monterrey

Hace una semana que se levantó el plantón de 13 días que diversas organizaciones civiles mantuvieron en un predio verde a un costado del Congreso del Estado. Pero tras este hecho cabe hacerse una pregunta, ¿está despertando el regiomontano hacia el activismo ciudadano?

Son varios los frentes donde la participación ciudadana se ha manifestado en los últimos meses, por no decir que en los años recientes. 

Así vemos visto la defensa por el parque La Pastora por grupos ambientalistas, la participación de especialistas ante el proyecto Monterrey VI o la multitudinaria marcha –más de cinco mil personas- en apoyo a los estudiantes de Ayotzinapa registrada el pasado 20 de noviembre.

Especialistas convocados por MILENIO Monterrey destacan la participación ciudadana registrada en los últimos años, quizás como una muestra del hartazgo ante la incapacidad gubernamental por solucionar problemas de diversa índole.

¿CAMBIO DE CONCIENCIA?

La asociación civil Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos (Cadhac) cuenta con más de 20 años en la difusión de los derechos humanos en Monterrey. En su comienzo, la agrupación trabajaba en los centros penitenciarios brindando apoyo a familiares de reclusos.

Liz Sánchez, coordinadora de Cadhac, indicó que hoy se enfoca la mayor atención al apoyo a víctimas de la inseguridad, atenuada del 2009 a la fecha. Se le brinda atención a los familiares mientras que se busca una interlocución con el gobierno para conocer cada uno de los casos de los más de mil 200 desaparecidos que hay en Nuevo León.

“Frente a la realidad donde los derechos humanos de las personas se están violentando pues evidentemente la ciudadanía se ve en la necesidad de actuar y de ahí que se hayan realizado diversas acciones por diversos grupos por cambiar la realidad”, apunta Sánchez.

Después del proceso de miedo y encierro que provocó la inseguridad, una parte de la sociedad se cuestionó el por qué debía abandonar su vida cotidiana. Al menos así lo reflexiona Saúl Escobedo, integrante de Vecinos del Centro de Monterrey.

“El problema de inseguridad que recién vivimos nos despertó serios cuestionamientos pues nunca habíamos sentido tanto miedo a salir y si bien nos arrinconamos al principio creo que se generó una indignación de cuestionarnos él por qué debemos estar así”, Saúl Escobedo.

ACTUAR PARA MEJORAR

A partir del 2012 a la fecha se han formado diversos colectivos que buscan una transformación para la ciudad, ya sea en causas ambientales, de movilidad o generar comunidad.

Pueblo Bicicletero tiene más de cinco años solicitando un cambio a las dinámicas de transporte, el Laboratorio de Convivencia busca generar espacios de convivencia mientras que por redes sociales un grupo de vecinos se unió para mejorar la imagen del centro de Monterrey.

Y estas son algunas de las iniciativas que ciudadanos han convocado por redes sociales.

“Hoy el ciudadano está tomando los reglamentos y se pregunta ¿qué está pasando, por qué el descuido por las autoridades? también es gente muy joven la que está buscando un cambio”, comenta Heriberto García, fotógrafo y promotor cultural.

La ocupación de un predio verde, que podía convertirse en un estacionamiento y edificio para oficinas a un costado del Congreso del Estado, por parte de ciudadanos demostró que las decisiones tomadas por algunos políticos pueden ser revertidas por la sociedad civil.

“Lo positivo de la ocupación es que surgió una comunidad que está al pendiente, que se preocupa por lo que sucede en la ciudad. Eso fue lo más valioso”, relata Benito Orta, del colectivo La banqueta se respeta.

Sin embargo aún no se canta victoria pues falta mucho porque la sociedad regiomontana haga válido su derecho a ser considerada en la toma de decisiones por parte de los diferentes niveles de gobierno.