El teatro y la “Memoria de dos hijos caracol”

Hugo Alberto Dena director de “Desierto Teatro”, explica que la tematica de la obra ganadora del programa escolar en Coahuila, aborda los derechos de los menores para decidir sobre sus propias vidas.
Hugo Alberto Dena, comenta que la obra busca identificar al niño que se ve en escena con el que aprecia la obra.
Hugo Alberto Dena, comenta que la obra busca identificar al niño que se ve en escena con el que aprecia la obra. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Hugo Alberto Dena director de la compañía de teatro “Desierto Teatro”, explica que la obra galardonada del programa escolar en Coahuila fue “Memoria de dos hijos caracol”, que aborda problemáticas sociales fuertes con palabras simples y en lenguaje para niños. 

El director destacó que la obra fue seleccionada a través de un comité que se hizo presente en la Ciudad de México, fueron los expertos en la materia quienes determinaron que la obra ganadora fuera “Memoria de dos hijos Caracol”. 

La temática que se aborda en la obra son los derechos de los niños en cuanto a las capacidades de decisión en sus propias vidas, se expone la capacidad que tienen cada uno de ellos de decidir, aceptar, protestar, encontrar respuestas a sus interrogantes diarias.

Son dos actores los que participarán en escena. Los personajes son: Senobia, Coco, Toto y la mamá de Toto. 

Es una dramaturgia creada por Concha de León y Antonio Zúñiga, está basada en un estudio monográfico de sus propias infancias, es decir son infancias reales de hace 40 años, con adaptaciones a la época actual. 


“La obra busca identificar al niño que se ve en escena con el que aprecia la obra, también habla de los deseos, ellos no saben por que lo sienten o por que lo desean, ellos simplemente quieren hacerlo”. 

También se visibiliza la migración, se aborda cómo los niños van de ciudad en ciudad provocado por una disfunción familiar y cómo encontrar una mejor calidad de vida apoyándose en sus amigos y familiares. 

La migración de los niños en la actualidad tiene varios factores, puede ser por divorcio de los padres, por separación, por desintegración familiar o violencia. Los niños se preguntan cosas cómo ¿Yo por qué no tengo papá?, ¿por qué no vivo con mis hermanos?.

Existe una situación muy curiosa en la obra, Coco la niña, se pregunta por qué cuándo se dibujo a mí misma, me dibujo sin pies. Luego de un análisis ella se responde, la psicóloga me dice que es porque yo siento que no pertenezco a ningún lugar.

Este pequeño momento nos dice muchísimo, los niños tienen un lugar en la sociedad y tienen que ser tratados como futuros adultos, hablarles de responsabilidades, son niños como muchos otros, es por eso que se espera una conexión con el público. 

“El teatro es un reflejo de la realidad social, el teatro es político, mi política es que tanto niños y adultos vean que las artes escénicas son muy cercanas a sus vidas. Abordaré temáticas sociales muy complejas en un lenguaje muy simple, para lograr hacer conexión con los niños que asistan a ver la obra”.