Descubren en un pez células que combaten enfermedades

La carpa tiene células linfoides asociadas al tejido graso; “son de tipo sanguíneo y funcionan como defensa del organismo ante la entrada de agentes extraños”.
Investigación realizada en el IPN.
Investigación realizada en el IPN. (Especial)

México

Una investigadora del IPN descubrió en la carpa células linfoides asociadas al tejido graso (FALC, por sus siglas en inglés), las cuales tienen la capacidad de combatir enfermedades.

Según un comunicado del instituto, Ruth Lizzeth Madera Sandoval, de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB), Unidad Zacatenco, realiza el trabajo pionero a escala mundial.

Explicó que las citadas células —descubiertas por el investigador japonés K. Moro en ratones y en humanos— “son de tipo sanguíneo y funcionan como la defensa del organismo ante la entrada de huéspedes o agentes extraños”.

La investigadora recordó que las células FALC generan citosinas, que son sustancias muy pequeñitas que tienen capacidad de raelizar una función inflamatoria o antiinflamatoria y están implicadas en muchos procesos del sistema inmune, “que es el que nos ayuda a defendernos de todo lo extraño que ingresa a nuestro organismo”.

Señaló que entre las funciones que tienen destaca la defensa contra parásitos o helmintos intestinales —gusanos—, que ingresan a nuestro organismo al comer en la calle. Estas células con sus citosinas hacen que las células se inflen, y empiecen a contraerse y así se expulsan a los helmintos de una manera normal por el tracto intestinal.

La especialista abundó que también convocan a otras, un subgrupo de células sanguíneas que son los eosinófilos —glóbulos blancos—, los cuales tienen gránulos que matan a los gusanos y demás parásitos que normalmente se encuentran en el intestino.  

Madera Sandoval indicó que otra de las funciones que posiblemente tienen las células FALC es la regulación en la inflamación del tejido adiposo, lo cual va relacionado con obesidad y diabetes.

Señaló que, como se sabe actualmente, la obesidad es una enfermedad que se genera por la inflamación del tejido adiposo y esto puede causar insulinoresistencia, es decir, resistencia a la insulina y, por ende, se genera la enfermedad conocida como diabetes.

Otra de las funciones que tienen las FALC es su relación con las enfermedades alérgicas, como el asma; lo que sucede es que las citosinas son las primeras en llegar y “reclutar células” para combatir estas enfermedades.

Subrayó que el descubrimiento de que “este tipo de células están en la carpa común” es resultado de las investigaciones realizadas en el Laboratorio de Toxicología Ambiental de la ENCB Zacatenco y es una aportación de la ciencia mexicana al mundo.

Además, dijo, durante las investigaciones se descubrió una función tumorogénica en las carpas; “estas  células tienen el poder de hacer un cambio en la pared intestinal, una sobreproducción de colágeno que va envolviendo un determinado tejido, haciendo una masa, la cual aún no se sabe si es tumoral, aunque lo más seguro es que sí y esto representa el primer hallazgo sobre el tema”.

Por lo tanto, señaló la investigadora mexicana, se logró una nueva aportación al descubrirse las células linfoides asociadas al tejido graso o FALC en las células del tejido adiposo de la carpa común. “Esto genera un conocimiento nuevo y es un trabajo pionero a escala mundial”, sostuvo Madera Sandoval.

La especialista estudia la maestría en Ciencias Quimicobiológicas en la ENCB y su investigación se titula “Búsqueda y caracterización  de conglomerados de células linfoides asociadas a tejido graso (FALC)”, mediante la cual realiza una aportación a la ciencia.