Desarrollan anticuerpo que reduce hasta 75% el colesterol

Se suministra cada 15 días y protege aun cuando el paciente tenga conductas nocivas como fumar y mantenerse obeso, además de padecer desórdenes alimenticios.
Héctor Morales, endocrinólogo y cardiólogo, en la conferencia de prensa.
Héctor Morales, endocrinólogo y cardiólogo, en la conferencia de prensa. (Blanca Valadez)

Yucatán

Luego de descifrar “la genética y el metabolismo del colesterol”—que en México causa al año 180 mil decesos por eventos cerebrales y cardiovasculares—, científicos desarrollaron el primer anticuerpo monoclonal que bloquea la proteína PCSK9 y, al hacerlo, reduce hasta 75 por ciento la grasa que satura vasos, venas y arterias vitales. 

Max Saráchaga, director médico de Amgen, empresa dedicada al desarrollo de medicamentos biotecnológicos, explicó que el nuevo tratamiento inyectable ya circula en EU y en Europa, y en México se encuentra en proceso de obtener su registro en la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), instancia ante la que se presentaron los resultados de su prueba que involucró a 35 mil pacientes de 20 países.

En un estudio mundial se demostró que el nuevo tratamiento redujo, en 94 por ciento de pacientes analizados, hasta 75 por ciento del colesterol malo en las primeras semanas, frente a lo que se ha alcanzado con los tratamientos tradicionales orales de ingesta diaria que brindan hasta 30 por ciento de control, siempre y cuando la persona siga una dieta adecuada, baje de peso y deje de fumar.

El tratamiento intravenoso, que se suministra cada 15 días, protege aún cuando el paciente siga con conductas “nada recomendables”, como fumar,  seguir obeso, con desórdenes alimenticios en la ingesta de grasa saturada, inclusive entre paciente diabéticos y que ya sufrieron algún infarto.

El director médico precisó que este nuevo biotecnológico no pretende desplazar sino sumarse a las estatinas tradicionales, incluso suministrarse de manera conjunta para lograr mejores resultados en el objetivo de disminuir el colesterol en sus distintas formas, incluso entre pacientes que lo tienen elevado, como se denomina a la hipercolesterolemia.

“Hace aproximadamente 30 años que no surgía nada nuevo en tratamientos y hoy está el inhibidor, anticuerpo monoclonal de origen biotecnológico que permite que el hígado tenga más receptores para bloquear el colesterol malo, bajando su nivel de manera potente y esto se traducirá en menos riesgos de desarrollar enfermedad cardiovascular.

“Los estudios clínicos realizados permiten que hoy conozcamos no solo cómo se desarrolla, se sintetiza y transporta el colesterol, sino que también bloquearemos  la proteína PCSK9, que haya más receptores capaces de limpiar el colesterol de la sangre y, al hacerlo, se elimine la acumulación de esa grasa que circula en la sangre y satura arterias”, explicó.

Destacó que se trata de un avance científico importante dado que cuando esa grasa crece y se endurece, disminuye el flujo de sangre que se distribuye en el tejido, propiciando falta de oxígeno, además de romper los vasos sanguíneos del corazón y del cerebro, causando un infarto cardiovascular o cerebral con severas secuelas.

En la actualidad Amgen, precisó en entrevista Saráchaga, está realizando otro estudio con 23 mil pacientes, de los cuales más de 200 son mexicanos, centrado en  evaluar el impacto directo que tiene el biotecnológico en disminuir  la  mortalidad por algún evento cerebral y cardiovascular, considerando que en el mundo, incluido México, se ha convertido en la primera causa de deceso en adultos mayores de 50 años.

Héctor Morales, endocrinólogo y cardiólogo, explicó que en el país 43.6 por ciento de los mexicanos de 20 a 70 años tienen colesterol alto: “Significa que cuatro de cada 10 tienen un potencial riesgo de sufrir un infarto al corazón y cerebral, sobretodo porque 36% de los pacientes tiene poca adherencia a los tratamientos y no alcanzan la meta. Por ello en 40% el infarto es fulminante, hasta 30% muere en el traslado, 20% en el hospital y el resto puede quedar con severas complicaciones”.

Recordó que en 2013 el Issste, por enfermedades cardiovasculares, invirtió 3 mil 259 millones de pesos.

Destacó que además el problema también reduce 13.8 años la calidad de vida.