Desarrollan alternativa para detener crecimiento de tumores  

Ataca las anomalías, incluso las más agresivas, y en combinación con un medicamento bloquean las vías de abastecimiento de células cancerígenas.
Carlos Pérez Plasencia, encargado del Laboratorio de Genómica Funcional.
Carlos Pérez Plasencia, encargado del Laboratorio de Genómica Funcional. (Especial)

México 

Científicos de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala de la UNAM desarrollaron una alternativa farmacológica para inhibir, por completo, el crecimiento de ciertos tumores malignos, incluso los más agresivos, en combinación con un medicamento convencional.

En un comunicado de la universidad se dio a conocer que el equipo del Laboratorio de Genómica Funcional, dirigido por Carlos Pérez Plasencia, indaga los mecanismos moleculares del cáncer y determinó que al proliferar a una velocidad acelerada, las células tumorales transforman toda su glucosa en lactato.

El experto explicó que las células sanas obtienen energía mediante el proceso metabólico de la glucólisis, que se divide en dos moléculas oxidadas a CO2 y agua en las mitocondrias.

Por el contrario, en las tumorales la enzima lactato deshidrogenasa (LDHA) captura el piruvato para transformarlo en lactato, de manera reversible, detalló.

“Con este conocimiento, desarrollamos un fármaco ya patentado, homólogo al piruvato, para bloquear la enzima”, explicó el universitario, recientemente galardonado con el Premio Nacional de Investigación Biomédica, de la Fundación GlaxoSmithKline-Funsalud (Fundación Mexicana para la Salud).

En las células tumorales, la LDHA tiene un sitio de reconocimiento para el piruvato y lo transforma en lactato. “La sustancia que desarrollamos se une en este sitio y ya no se libera, rompiendo la línea de producción energética”, explicó.

A la par, se utiliza metformina —medicamento usado en diabéticos a fin de disminuir sus niveles de glucosa— para obstruir las vías de abastecimiento de las células tumorales.

En la fase experimental se analizaron los efectos de la propuesta farmacológica en la unidad PET/CT Ciclotrón, de la Facultad de Medicina de la UNAM. En el estudio los tumores desaparecieron en los ratones que recibieron el tratamiento y no presentaron efectos adversos.

Pérez Plasencia recalcó que en el laboratorio a su cargo desarrollan distintas líneas de investigación encaminadas a determinar los mecanismos específicos de las células tumorales, estudiadas como sistemas complejos, con características distintas a las de las unidades normales.

“Este tipo de proyectos demuestran que los científicos laboramos para ofrecer respuestas concretas. Es solo un ejemplo de los trabajos que en el ámbito de las ciencias aplicadas realiza la universidad nacional, con impacto relevante en la sociedad”, señaló.

A nivel bioquímico y fisiológico, tienen un comportamiento diferente a sus contrapartes normales. A través de herramientas de genómica, se analizan distintos modelos de tumores para, a la vez de generar conocimiento, ofrecer respuestas a los pacientes con cáncer.

En esta tarea participan, por la UNAM, Verónica García, técnico académico titular B de la Ubimed; Miguel Ángel Ávila Rodríguez, jefe de la Unidad PET/CT ciclotrón de la Facultad de Medicina, y Luis Alonso Herrera, de la Unidad de Investigación Biomédica en Cáncer. Por el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, Nadia Jacobo Herrera y Octavio Villanueva, y por el Instituto Nacional de Cancerología, Luis Alonso Herrera y Abelardo Meneses.

Chips para identificar 28 patógenos

En la Unidad de Microarreglos del Instituto de Fisiología Celular de la UNAM crearon chips para identificar 28 organismos patógenos, con una sola prueba, en humanos, animales y alimentos, entre ellos Mycobacterium tuberculosis o Escherichia coli.

El equipo de científicos encabezados por Jorge Ramírez Salcedo logró que en unas horas se obtenga el resultado, lo que constituye un avance cuando los estudios bacteriológicos convencionales tardan, por lo menos, tres días.

Es importante para descartar que el animal tenga tuberculosis, para que no sea sacrificado de manera inútil.

Los universitarios desarrollaron los aparatos DCR3 y DCR5 para identificar cada organismo dañino; ya se cuenta con una solicitud de patente nacional y, próximamente, una internacional. Los universitarios tienen marcadores para Salmonella, Listeria, Campylobacter, Shigella y Vibrio cholerae, entre otros.

Además, a partir de esta tecnología se creó Digital Chip Readers de México, con el apoyo de la incubadora de empresas InnovaUNAM, que será la encargada de fabricar los equipos. Se espera que los primeros salgan a la venta en enero de 2014, informó el científico.