¿Qué hay detrás de las desapariciones forzadas?

"Ni vivos ni muertos. La desaparición forzada en México como estrategia de terror", de Federico Mastrogiovanni, es un nuevo libro sobre la situación que padecen miles de víctimas.

Ciudad de México

"–Cuando llegamos a la casa –recuerda Miguel tímidamente–, lo primero que hicieron fue romper toda mi ropa, me dejaron en puros calzones, bueno, en bóxer. Y me bañaron con agua helada. Me golpearon, me decían puras groserías.

Tirado en el suelo de un cuarto que tenía una ventana pequeña, lo único que escucha es una amenaza de uno de sus secuestradores: 'Acostúmbrate, pendejo, porque no vas a salir de aquí. Te advertimos que te fueras a la chingada'.

"Mientras platicamos a espaldas de la iglesia, pienso en el significado de estas últimas palabras: 'te advertimos que te fueras a la chingada'. Quien las dijo era uno de los policías municipales que lo pateó afuera de la estación de autobuses (en Tepic, Nayarit)".

Así relata el periodista italiano Federico Mastrogiovanni, una de las historias en su libro titulado "Ni vivos ni muertos. La desaparición forzada en México como estrategia de terror", de la editorial Grijalbo.

Estas desapariciones no son casuales, considera el autor, ya que alguien se está beneficiando de esa situación de violencia en algunos estados, entre ellos, Michoacán, Tamaulipas y Guerrero, según la hipótesis que plantea el autor.

Las empresas privadas o transnacionales se están beneficiando de la violencia que prevalece en algunos estados para explotar y llevarse los recursos naturales del país, dice el escritor italiano.

"Basta ver el caos de Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila: la gente se va, deja sus tierras, deja sus casas, vende o ni siquiera vende. Los que se quedan están aterrorizados y entonces para las empresas les es mucho más fácil explotar esos territorios (...) después de unos años, se limpia un poco, se militariza o se quita a los criminales y las empresas pueden entrar", expresa.

Entre las historias que el autor aborda en "Ni vivos ni muertos" está el caso del luchador social de Atoyac de Álvarez, Guerrero, Rosendo Radilla, quien no ha sido localizado desde la 'Guerra Sucia', en los años setenta.

También escribe sobre Alán Cerón, un joven desaparecido en Cuernavaca, Morelos; el de Melchor Flores, conocido como el Vaquero Galáctico, 'levantado' por policías en Monterrey, Nuevo León; el de Nepomuceno Moreno, quien fue baleado en Hermosillo, Sonora, mientras luchaba con el fin de hacer justicia para su hijo Jorge Mario.

"Estoy simplemente atando cabos y presentando testimonios, llevando las voces de personas que padecen este tipo de violencia. Mi papel es contar lo que he visto" y escuchado de conversaciones que sostuvo con familiares de desaparecidos, politólogos, historiadores, activistas, funcionarios y víctimas de desaparición.

Sentado en una silla en la cafetería de la librería Rosario Castellanos, Mastrogiovanni recarga sus codos sobre la mesa cuadrada, en una esquina. Entrelaza sus dedos y juguetea con ellos mientras explica la hipótesis a la que llegó tras tres años de trabajo periodístico:

"En las zonas de conflicto donde hay violencia y petróleo, la desaparición forzada de personas es una de las estrategias más efectivas para sembrar terror en la población. Junto con el asesinato masivo, la tortura, las decapitaciones, es uno de los elementos más seguros para que la gente deje sus hogares", escribió en "Ni vivos ni muertos".

El autor amplía lo escrito: "No son sólo recursos naturales, (también) son zonas estratégicas para comercios, con rutas para tráfico de cosas, personas. Hay trata de personas. Los migrantes, los mexicanos son mercancía ya por mercados de trata internacional, explotación laboral...".

Mastrogiovanni pone otro ejemplo: Michoacán con la minería. El puerto de Lázaro Cárdenas. Los comercios que hay en la importancia estratégica de ese puerto.

***

"Ni vivos ni muertos" se presentará el 19 de junio a las 20:00 horas en el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez. Se proyectará el documental que lleva el mismo título y que Federico Mastrogiovanni y Luis Ramírez elaboraron.

El libro y el documental también serán presentados a la misma hora el 3 de julio en el cine Tonalá. El filme será distribuido en puestos de vendedores ambulantes no piratas en Tepito.