Hay gente haciendo cultura, pero no tiene cabida en los medios: Roura

Durante la presentación del mensuario De Largo Aliento en el Museo del Estanquillo, José Luis Martínez dijo que en el país existen pocos espacios como el de esa publicación.
Estanquillo
(Jorge Carballo)

Ciudad de México

Hoy fueron presentados en el Museo del Estanquillo los primeros cinco números de De Largo Aliento, publicación cultural que en julio festeja los 80 años tanto del caricaturista Eduardo del Río Rius como del poeta y periodista Hugo Gutiérrez Vega. Además, incluye un especial sobre la Copa del Mundo de Futbol 2014 y los más de 50 años de Mafalda, de Quino.

El mensuario De Largo Alientodedica sus páginasa la cultura y las artes con trabajos de calidad. “Hay gente haciendo cultura en todas partes, pero no hay cabida en los medios; existen los lectores exigentes pero nadie los quiere mirar”, expresó el director de la publicación, Víctor Roura.

Por su parte, José Luis Martínez S., director del suplemento cultural Laberinto, de MILENIO, dijo que en el país existen pocos espacios como De Largo Aliento, que rechazan el centralismo e indagan verdaderamente en la vida cultural y no sólo en lo que determinan las empresas e instituciones.

El escritor Armando González Torres, hizo referencia a cómo las publicaciones culturales no apuestan por la pluralidad de contenido, sino que todo se maneja en un nivel donde conviven solo propuestas masificadas: “Predilecciones de consorcios culturales marcan el presente cultural”.

En su intervención, Eduardo Soto Millán, músico y compositor, expuso que la crítica debería ser significado de decir lo que no se dice; añadió que la cultura es una suma de experiencias, y que el arte es la capacidad de percepción, ya que no es lo mismo ver que observar y oír que escuchar. “Se habla tanto de cultura, pero nadie hace nada por ella; más importan los discursos que las acciones… De ahí que la aparición de De Largo Aliento en el panorama cultural es un oasis que representa una opción para formar mejores individuos”.

De Largo Aliento abandona al lector pasivo y se dirige a un lector más crítico y curioso. Se nota en sus ediciones el gusto por las bellas artes pero también el interés por la cultura popular, con una agenda abierta resultado de la combinación de destreza y liderazgo a cargo de Víctor Roura y David Magaña.

Alberto Zuckermann —destacado pianista, quien compartió improvisaciones musicales mientras los demás ponentes descansaban la palabra— festejó la aparición y permanencia del mensuario, del cual también es colaborador. “En la publicación confluyen ideas, inquietudes y cuestionamientos a nuestras vacas sagradas, no acostumbradas a ser juzgadas por su trabajo”, afirmó.

A su vez, el director de la Revista de la Universidad, Ignacio Solares, comentó que realizar un proyecto cultural en papel, tomando en cuenta el embate de la era digital, es una vocación heroica de Roura: “Hace 25 años que sus lectores están en el papel; ahora veo lo que significa la pérdida del suplemento cultural para el periódico El Financiero… Me siento acongojado, dolido y con miedo por la reducción de espacios culturales y/o invadidos por los espectáculos; sin embargo, creo que resurgirán de sus cenizas. La violencia es el veneno y la cultura el antídoto”, puntualizó el literato.

Finalmente, Roura expresó: “Agradecemos a los lectores y no ‘leedores’… Porque sabemos que hay gente que sí lee, y aunque las dificultades son muchas —pues las instituciones se hacen ciegas, sordas y mudas—, estamos dispuestos y tenemos firmes convicciones; entre ellas, cuartear los lamentables esquemas culturales de los medios escritos en México”.