David Bowie según el lente de Brian Duffy

La muestra reúne 50 imágenes del trabajo que el fotógrafo inglés Brian Duffy y el cantante David Bowie realizaron durante ocho años en cinco sesiones.
Brian Duffy, quien murió en 2010, es considerado como uno de los innovadores de la fotografía documental de moda.
Brian Duffy, quien murió en 2010, es considerado como uno de los innovadores de la fotografía documental de moda. (Raúl Campos)

Ciudad de México

La próxima semana arrancará en México la gira de la exposición Duffy/Bowie 5 sessions, la que muestra, en 50 imágenes, el trabajo que el fotógrafo inglés Brian Duffy y el cantante David Bowie realizaron durante ocho años en cinco sesiones, de las que salieron las portadas de los discos Aladdin Sane (1973), Lodger (1979) y Scary Monsters (And Super Creeps) (1980).

En entrevista con MILENIO, René Gelston, fundador de la promotora BLK MRKT, compañía que trae la exposición, aseguró que es la primera ocasión en que la muestra es presentada en Norteamérica. Sobre la razón de traerla a la Ciudad de México, dijo que creyó que sería bueno cambiar de los lugares comunes como Estados Unidos, y porque "nosotros hemos traído muchos eventos referentes a la música a la ciudad, y por ello también queríamos ampliarnos a un aspecto cultural como este".

Gelston es un gran amigo de Chris Duffy, el hijo del fotógrafo inglés, a quien desde hace años le habló sobre la posibilidad de traer el archivo de su padre al país, propuesta ante la que accedió, siempre y cuando no solo se mostrara en la capital sino también en otras ciudades, para "para así poder mostrar a un público más amplio el legado de su padre".

Brian Duffy, quien murió en 2010, es considerado como uno de los innovadores de la fotografía documental de moda; desde los años cincuenta hasta los setenta produjo una gran cantidad de obra que incluye desde publicidad hasta reportaje, por lo que retrató también a personajes como Michael Caine, John Lennon, Debbie Harry y Twiggy, entre otros.

Duffy tomó la que es su fotografía más famosa durante la década de los setenta: se trata de aquella icónica y revolucionaria imagen que terminaría siendo la portada del álbum Aladdin Sane, de David Bowie, que se convertiría en uno de los looks definitivos del músico a lo largo de su carrera, y que, además, ha sido considerada como la Mona Lisa del pop.

El fotógrafo y la estrella pop colaboraron en otros cuatro proyectos: Ziggy Stardust, The Man Who Fell to Earth, Scary Monsters (and Super Creeps) y Lodger. Juntos trabajaron durante los años cruciales de la carrera de Bowie; Duffy tuvo un papel de suma influencia en la creación de la imagen camaleónica del músico, "cuando el rey del glam fue asumiendo y descartando extraordinarios personajes, Duffy estuvo ahí capturándolos todos".

Pero en 1979 se cansó de la fotografía y quemó gran parte de sus negativos. No obstante una gran parte de su trabajo fue salvado. Tras este incidente, Duffy se puso a hacer comerciales de televisión. En 2008 su hijo fundó The Duffy Archive, y en 2014, junto con el biógrafo de Bowie, Kevin Cann, publicó el libro Duffy/Bowie 5 sessions, sobre el cual se basa la exposición y en el cual hace una crónica de aquellos años de colaboración entre ambas figuras.

"El documental The Man Who Shot the Sixties muestra el momento en el que Duffy llega al punto en que se frustra y quema gran parte de su trabajo; por ello creo que Chris quiere revivirlo como el gran fotógrafo que era al traer al público sus archivos. Recientemente fue votado como uno de los 100 fotógrafos más grandes del mundo. El trabajo que hizo con David Bowie es fenomenal", añade Gelston.

La exposición Duffy/Bowie 5 sessions se exhibirá primero en la GE Galería de Monterrey, del 1 al 31 de julio; posteriormente se trasladará al Palacio de la Cultura y la Comunicación, en Zapopan, Jalisco, donde estará del 22 de agosto al 16 de octubre, y finalmente llegará a la Ciudad de México, donde estará de noviembre a enero de 2017, con sede aún por anunciarse.