La danza azteca y su equilibrio de fuerzas

El grupo Xochiquetzalli tiene 15 años de participar en las peregrinaciones a la Virgen de Guadalupe en Torreón.

Torreón, Coahuila

El grupo de danza azteca Xochiquetzalli, tiene 15 años de participar en las peregrinaciones a la Virgen de Guadalupe en Torreón. Su objetivo además es dar a conocer la cultura mexicana y con ello transmitir aún más su alegría al espectador.

Para conformar una danza azteca es importante empaparse de las raíces y el orígen, pues significa el balance y contacto con el entorno, ya que para los antepasados eso era muy importante y tenían la creencia de que el canto y la danza los mantenían en armonía con el movimiento del mundo, pues así había un equilibrio con el universo.

Una forma de ofrenda para estar en contacto con las deidades que se manifestaban en la naturaleza fue con la danza y se la consideró una forma de concentración con la cual ofrecer.

El gusto por la danza no sólo es eso, cada integrante plasma su personalidad en su atuendo. Llama la atención por el distintivo penacho que los representa y llega a costar entre 9 mil y 20 mil pesos.

Otro aspecto importante en la tradición de la danza conchera, es que se otorga el nombre de "Malinche de Sahumador", a la persona intermediaria entre los terrestre y lo celeste. A través de él se establece un eje de energía por donde circulan las fuerzas cósmicas.

Cada danza en La Laguna es una representación y forma de entrar en contacto con la naturaleza, un medio de compartir el pensamiento prehispánico para su permanencia por generaciones.