Daniel Buren toma los patios del Cabañas

El recinto es intervenido, en 18 de sus patios y la Capilla Tolsá, por el artista conceptual francés, reconocido por sus trabajos en el Palais Royal de París.
En el patio de los Naranjos se instala la réplica de la cúpula
En el patio de los Naranjos se instala la réplica de la cúpula (Carlos Zepeda )

Guadalajara

Laberinto dentro del laberinto, espejos que irrumpen y multiplican el agua de las fuentes, pasillos infinitos, líneas negras de 8.7 centímetros reptan por las columnas y arcos. La capilla Tolsá inundada de verdes, azules, amarillos, morados y rojos: El edificio centenario del Instituto Cultural Cabañas (ICC) es cimbrado. 18 de sus patios y la Capilla Tolsá han sido invadidos por el trabajo del artista francés Daniel Buren
(París, 1938), considerado el padre del arte conceptual.

Con fondos de la Fundación Iberoamericana para el Arte y la Cultura A.C., CONACULTA, INAH, Gobierno del Estado de Jalisco, la LVII Legislatura de la Cámara de Diputados, la Secretaría de Cultura Jalisco, el Instituto Cultural Cabañas, la Galería Hilario Galguera, ESPAC Galería de Arte Contemporáneo, Hotel Demetria, Comex, Tequila Reserva 1800, Vogue y BMW se inaugura el próximo jueves 13 de marzo una intervención artística sin precedentes para la ciudad, el país y América Latina.

Se trata de “intervenciones a los espacios abiertos y a la arquitectura del ex-hospicio por medio del lenguaje visual que ha consolidado a Buren como uno de los mayores exponentes del arte conceptual”, según describe el sitio web de la Galería Hilario Galguera, responsable de la ejecución del proyecto.

Supervisada por el Instituto Nacional de Antropología (INAH), la intervención se abre al público el viernes 14, ha llevado al menos tres semanas de intenso trabajo con un equipo de 20 personas.

En los más de tres mil metros intervenidos se puede apreciar el lenguaje del artista: “Las protagónicas líneas de 8.7 centímetros de ancho, las composiciones de color, las construcciones geométricas, las transformaciones espaciales por medio de espejos, las famosas ‘cabañas estalladas’ y el resto de los recursos estéticos y conceptuales a los que el artista recurre para la intervención de edificios históricos”, según describe Hilario Galguera Galería.

Se pretende así generar una nueva lectura y hacer conciencia de las cualidades constructivas del Cabañas. La idea es que Daniel Buren entable un diálogo con los murales de José Clemente Orozco.

“Esta interacción entre los dos artistas reafirmará la capacidad de las artes plásticas de activar los espacios arquitectónicos y de otorgarles  distintas cargas políticas y sociales”, todo según la Galería Hilario Galguea.

Y es que la obra de Daniel Buren, considerado el padre del arte conceptual, se adueñará de más de tres mil de los nueve mil metros cuadrados del ICC. Obra que se realiza In Situ, y que saca al proceso creativo del taller y los museos para ponerlo a las calles y a espacios abiertos.

Sabedora que la intervención causará polémica debido a la naturaleza de la misma, para Olga Ramírez Campuzano, directora del ICC, “Era necesario romper paradigmas para que la gente redescubra el Cabañas. Habrá quien le guste. Habrá quien no le guste. Pero pueden estar tranquilos porque esto es efímero, va a regresar a como estaba. Durará entre 5 o 6 meses”.

Sin embargo, para Mauricio Galguera, director ejecutivo del proyecto, la obra no daña la estructura del Cabañas pues “todas las estructuras y piezas se concibieron para no dañar al edificio, tanto así que no se usó ni un solo clavo ni un solo tornillo y todas las piezas están soportadas al piso, no se hizo ni un solo barrero y todas las piezas están soportadas por neopreno.

La pintura es la única que toca el edificio, pero es pintura lacal con pigmentos minerales inorgánicos para no lastimar, además le hicimos una capa especial para que en un momento dado sea muy sencillo levantarla con una simple espátula. Además se hizo un convenio el INAH para que en el momento en que se termine la exposición todo se dejará como se encontró”.

“Juego de espejos”
“Son una locura estos patios. Me encantan todos. Lo que me más gusta es que todos son diferentes, todos.

En cada uno cambia la atmósfera. Son diferentes en talla, forma; con fuentes, sin fuentes; con árboles, o con flores. Es por eso que si uno no conoce el lugar es muy fácil perderse”. Con un entusiasmo que raya en alegría Daniel Buren, describe su empresa en el Cabañas: Desde hace mucho utilizo los espejos, desde hace mucho, mucho tiempo que trabajo con ellos, aquí es muy interesante porque el Cabañas está construido como un juego de espejos, todos los patios son simétricos pero con mucha sutilidad. El arquitecto que lo construyó hizo realmente un trabajo formidable.

Con un sistema que es siempre el mismo. Y yo, desde hace 40 años tengo un sistema que siempre es el mismo. Así que hay una especie de encuentro que hace la experiencia muy interesante. En cada patio juego con los elementos de manera diferente: puede ser los capiteles, los arcos, los pilares, los muros de sostenimiento. Creo que lo que aquí es hermoso es que es extremadamente minimal. Simple y de una belleza
tremenda. Al mismo tiempo (eso lo hace) difícil, es ideal como campo de exprimentación”.

En cuanto a los colores, Buren describe: “quería que fueran contrastados y muy primarios, como es la arquitectura aquí, muy refinada y primaria. La idea es esa. Además, quería acercarme al azul muy propio de México, el azul que en español llaman añil. 

“El arte no sirve para nada. A priori creo que no sirve para nada. Es por eso que es bello, lo más bello de hacer esto es que es un don. Y un don es gratuito, es para nada”.