Homenajean a Cri-Crí en apertura de la FeNaL

Con mucho ruido en honor al Grillito Cantor 'Cri-Cri', la edición número 25 de la Feria Nacional del Libro de León abrió sus puertas a los asistentes.
En esta edición se esperan 100 mil visitantes.
En esta edición se esperan 100 mil visitantes. (Arturo Andrade)

León, Gto.

‘El ruido’ en honor a Francisco Gabilondo Soler, Cri-Crí, irrumpió en el Poliforum de León, con la apertura de la Feria Nacional del Libro (FeNaL).

Fue a las 12:30 en punto, que en una comparsa, los personajes de Cri-Crí cobraron vida y dieron la bienvenida a los visitantes de diversas partes del país que llegaron a este recinto.

A lo largo del pasillo principal del Poliforum y conforme iba avanzando esta comparsa los lectores y compradores iban incluyéndose a este espectáculo, donde lo que importaba era ‘hacer ruido’, ya sea golpeando unos libros con unos palos, como si se tratara de tambores o con golpeando cazuelas y botes de plástico lo más fuerte que pudieran.

El Ratón Vaquero, El Chinito, y otros personajes invitaron a los visitantes a irrumpir el silencio que había en la Sala principal de la FeNaL, donde los espectadores se maravillaron al ver este contingente.

Ya en el interior de la sala de la FeNaL, tocó el turno de la Sinfoneta de la Escuela de Música del Instituto Cultural de León, que deleitó a unos 500 visitantes, entre los que se encontraban familias completas.

Esta Sinfoneta fue dirigida por Luis Flores Villagómez.

La Sinfoneta de la Escuela de Música del Instituto Cultural de León secundó este homenaje a Gabilondo Soler, Cri-Crí, al interpretar sus canciones infantiles.

Cri-Crí y Chon Ki Fu, canciones creadas por Gabilondo Soler se pudieron escuchar.

Posteriormente, Luis Flores deleitó a los asistentes con canciones como “Cuando lleguen los 64” y “La Habanera”, para finalizar con Geros Bros, una melodía representativa del video juego creado a principios de los ochentas.

Desde los primeros minutos después de que se abrieron las puertas del Poliforum León, cientos de personas ya se podían ver en los pasillos de la FeNaL.