Cursos de verano, cuando aprender es una diversión

La mayoría de los talleres o campamentos infantiles darán comienzo en las primeras semanas de julio, en algunos casos a pocos días de terminar el actual ciclo escolar en el estado.
O El arte ofrece sensaciones de relajamiento y distracción en los menores de edad.
El arte ofrece sensaciones de relajamiento y distracción en los menores de edad. (Especial)

Monterrey

Instituciones culturales de la ciudad ofrecen una amplia oferta de actividades para el verano enfocadas a niños y jóvenes. Ante esta situación existen algunas recomendaciones para tomar la mejor decisión a la hora de inscribirlos a talleres, cursos o campamentos.

Especialistas señalan que lo mejor para este periodo vacacional es compartir tiempo entre padres e hijos, aunque si se requiere inscribirlos en alguna actividad lo importante es que sea divertida y educativa.

Claudia González Trujillo, doctora en psicología y catedrática de la Universidad de Monterrey (UDEM), resaltó la importancia de ofrecer un periodo de descanso al niño una vez terminado el ciclo escolar.

Por su parte Guillermo Hernández Martínez, director de Orientación Vocacional y Educativa de la UANL, refirió que los padres no deben buscar estas actividades sólo porque no saben qué hacer con los hijos en verano. Al contrario, se deben fomentar las jornadas de esparcimiento compartidas.

Los espacios culturales de Conarte como la Casa de la Cultura, la Pinacoteca o la Escuela Adolfo Prieto; museos como Marco, Historia Mexicana o El Obispado ofrecerán una variedad de actividades.

RELACIÓN FAMILIAR

La mayoría de los talleres, cursos o campamentos infantiles para este verano darán comienzo en las primeras semanas de julio, en algunos casos a días de terminar el ciclo escolar.

En opinión de la maestra Claudia González es importante que el niño pueda tener un periodo de reposo, que ella recomienda sea de 15 días.

Sin embargo es claro que existen razones “válidas” por las cuales los padres optan por inscribir a sus hijos en las actividades, principalmente por la situación laboral de las familias actuales.

“No es válido querer inscribir al niño terminando el ciclo escolar, mínimo necesita unos 15 días de reposo”, expuso la especialista.

La decisión de pasar el verano inscrito a alguna actividad se debe tomar en cuenta la opinión del niño o joven.

Proponer los ejercicios que demanden la participación de los padres es una alternativa saludable, en especial si se tratan de hijos mayores a los cinco años, señaló Guillermo Hernández.

Actividades como la lectura de padres a hijos es una de las actividades más recomendables para estas vacaciones, añadió.

“Los niños prefieren jugar con los padres, hay un momento en el desarrollo psíquico que dura toda la vida pero en específico a partir de los cinco años es fundamental esta relación”, expuso el ex director de la Facultad de Psicología de la UANL.

ABANICO DE OPCIONES

Pintar, dibujar, tomar fotografías, aprender de fútbol desde la literatura o tocar un instrumento musical son algunas de las variadas actividades culturales que se ofrecen en la localidad.

Los especialistas consultados por MILENIO Monterrey coinciden en que la mejor forma de aprender es divirtiéndose.

La finalidad de acceder a un taller o curso es que los niños aprendan  algo que les servirá el resto de su vida, y es mejor si el conocimiento lo obtienen a través de la recreación y diversión, propone Claudia González.

Una situación recurrente es inscribir al niño en asesorías de la asignatura con la cual batalló durante el ciclo escolar. Sin embargo se debe procurar promoverlas bajo situaciones lúdicas.

“Sí es válido pero además con otras áreas recreativas porque si no es la continuación del colegio”, indica González Trujillo.

Los museos son espacios idóneos para que los pequeños pasen la temporada de vacaciones, comenta Guillermo Hernández. Principalmente porque el arte ofrece sensaciones de relajamiento y distracción en los niños

Este periodo también debe ser aprovechado para fomentar relaciones de inclusión en los hijos. Aunque es importante situarlos en grupos de iguales, también es provechoso promover actividades de tolerancia si existen niños con alguna discapacidad en la actividad.

:CLAVES

PARA TOMAR EN CUENTA

Los especialistas sugieren que al niño le guste y no sólo por obligación. Pedir acceso a las áreas e información sobre seguridad. Solicitar informes sobre instructores y su capacitación.

Apoyarse  con recomendaciones de otros padres de familia. Procurar que sean actividades integradoras. Que se utilicen materiales seguros y no tóxicos.

En opinión de los expertos es importante que el niño pueda tener un periodo de reposo, el cual se recomienda sea de 15 días luego del receso escolar.

Entre las actividades que se ofrecen como opción para el verano destacan; pintar, dibujar, tomar fotografías, aprender de futbol, literatura o tocar algún instrumento musical.