Cuevas: de Times Square a la Zona Rosa

Guía visual.
José Luis Cuevas
José Luis Cuevas (Especial)

Ciudad de México

mtercero2000@yahoo.com.mx

 

A José Luis Cuevas por su cumpleaños 83

Pocos saben que el célebre “Mural efímero” expuesto por José Luis Cuevas en 1967, en la Zona Rosa, iba a estar originalmente en la neoyorkina Times Square. Pocos saben que la idea surgió de la película Born Yesterday (1950) de Geoge Cukor. Pero dejemos que sea el propio José Luis Cuevas quien relate lo que pasó pues, en marzo de 1967, según publicó en 1999 la revista Letras Libres, unos cuatro meses antes de que fuera develado el conocido mural efímero en las calles de Génova y Londres, el artista fue a Nueva York a inaugurar una exposición suya: “La excitación de este día intenso me espanta el sueño. Prendo la televisión y en el Late, late show pasan una película con Judy Hollyday. Se llama Born Yesterday y es una magnífica comedia. Trata de una secretaria que quiere ser famosa y para lograrlo alquila un billboard (espacio dedicado a anuncios comerciales). Invierte en esto todos sus ahorros. Reproduce una fotografía de ella y su nombre. Sucede en Nueva York. Poco a poco empieza a despertar el interés de la gente. Todos se preguntan quién es ella… La idea me parece espléndida y se me ocurre hacer lo mismo: reproducir un dibujo mío. Pienso que el mejor sitio es Times Square. Con lo que recibiré por la venta de mis obras puedo pagar el espacio durante un mes… y todavía me quedará plata”.


¿Siqueiros para siempre?

A la mañana siguiente, aún en NY, Cuevas habla con su galerista, Grace Borgeni, y le dice que quiere exponer una obra suya en un billboard de Times Square. Borgeni descubre que en Nueva York, los anuncios de la vía pública se reservan con casi un año de anticipación. Ya en México, en abril, y según cuenta Cuevas en su diario: “[….]. Llamo por teléfono a Ricardo Martínez, le cuento de Nueva York y le comunico mi proyecto del mural. No le gusta nada. Comentamos que en una entrevista Siqueiros habla de sus murales, los más grandes del mundo, que está pintando en Cuernavaca y que se instalarán en un hotel que pertenece al español Suárez. Siqueiros ha declarado que su obra resistirá el paso del tiempo por los materiales que emplea. [….] Como Siqueiros ha dicho que su obra resistirá el paso del tiempo se me ocurre que mi mural debe llamarse “efímero”. Solo existirá durante un mes y después será destruido. ¿No es acaso un acto de modestia frente a la soberbia de Siqueiros? Él habla también de un arte público, una obra hecha para ser admirada por las masas. Mi mural efímero debo planearlo para que sea visto por las multitudes. [….] Hablo con Jacobo Zabludovsky sobre mi mural. Busco su apoyo publicitario. […] Me sugiere recurra a Calafell en cuyo taller se hacen los grandes anuncios comerciales. [….] Se me ocurre que el mural tenga las mismas medidas que el “Guernica” de Picasso. [….] De todos los bocetos solo me interesa un gigantesco autorretrato [como]  jugador de football americano. Surge la idea de hacer un ensamble. [….]”.


La publicidad de Zabludovsky

En mayo del 67, Cuevas vuelve a trabajar en el mural y decide que será mostrado al público el 8 de junio a las 6:30 PM. Según consigna el artista: “Dibujé un autorretrato encerrado en un círculo ligeramente inspirado en el emblema del PRI. El mural estará instalado en una azotea de Génova y Londres, en la por mí llamada Zona Rosa. Junio 3. Intensa propaganda. Jacobo Zabludosky a la cabeza. Pone a mi disposición su programa noticioso de la mañana. Muchos periódicos han hecho mofa de mi proyecto. […] pinto, mejor dicho dicto el mural efímero. Un pintor de brocha gorda lo ejecuta. […] De todos mis bocetos solo uno se aprovecha: el del jugador de football. […] Junio 8. Por la mañana: ¿Cómo debo vestirme para el evento de esta tarde? Ya he contratado los servicios de un guardaespaldas. [Un] buen amigo de mi padre en los tiempos en que ambos eran boxeadores. Parece un personaje de película de Orol. […] Junio 9. Lo de anoche superó todas mis expectativas. No pude llegar en mi motocicleta y la dejé estacionada a muchas cuadras de distancia. […] Hubo aplausos, besos de muchachas pero también escuché injurias. Así llegué a la azotea donde el mural fue develado. Hubo actos de vandalismo y los comercios tuvieron que cerrar sus puertas. Junio 12. Para quitarme lo ‘payaso’, dice un periódico, varios pintores mexicanistas apresurarán la destrucción del mural que cada día atrae mayor número de espectadores. Quieren, los mexicanistas, hacer más efímero el mural de lo que tengo proyectado. El tema del mural surgió en el momento de su ejecución. Lo digo hoy en una entrevista. Actué como periodista. Es una alusión a la defensa del heroico pueblo de Israel”. Como se sabe, Cuevas perteneció a la Generación de la Ruptura por lo que el Mural Efímero puede leerse en ese marco. Las citas fueron tomadas de Letras Libres(Febrero, 1999).