Ópera sobre trata de mujeres se presentó en el CENART

La soprano Susan Narucki y el escritor Jorge Volpi coordinaron la creación de 'Cuatro corridos', donde se narran las historias de mujeres que han sido marcadas por el tráfico de personas.

La ópera Cuatro Corridos, que tuvo tres representaciones este fin de semana en el Centro Nacional de las Artes, explora los horrores que viven las víctimas de la trata de personas en la frontera entre México y Estados Unidos.

Con un libreto del escritor Jorge Volpi, la obra presenta las historias de cuatro mujeres cuyas vidas se ven marcadas por el tráfico de personas: dos víctimas, una policía y una víctima convertida en traficante.

Las historias fueron tomadas de casos reales y en la obra son narradas por medio de monólogos compuestos como corridos.

La producción, concebida por la soprano estadounidense Susan Narucki y la artista y activista Karen Guancione, incluyó una "pared fronteriza" sobre la que se proyectaron textos y animaciones para ilustrar los corridos interpretados por Narucki.

La soprano ganadora del Grammy señaló que "el tráfico de personas no es sólo un problema estadounidense o mexicano, es un problema en todo el mundo, y esperamos que este proyecto cree una mayor conciencia sobre él, no sólo la trata de mujeres, sino de menores de edad".

En la ópera las mujeres son traficadas desde la ciudad de Tenancingo, en el estado mexicano de Tlaxcala, a las plantaciones de fresa en California. La puesta en escena se divide en cuatro movimientos, uno para cada mujer, creados por el compositor chino Lei Lang, la estadounidense Arlene Sierra, la mexicana Hilda Paredes y el compositor uruguayo Herbert Vázquez, quien radica en México.

"Cada una de esas mujeres tiene una historia muy diferente y cada movimiento fue escrito por un compositor distinto, con un estilo único, así que cada uno de los movimientos es diferente en términos de estilo", dijo el pianista estadounidense Aleck Karis, quien junto a la percusionista japonesa Ayano Kataoka y el guitarrista mexicano Pablo Gómez interpretaron la música de la ópera, estrenada en 2013 en el Conrad Prebys Music Center de la Universidad de San Diego con el mismo elenco.