Los cuartetos de cuerda de Beethoven sonarán en el FIC

Como parte del Proyecto Beethoven, el American String Quartet ofrecerá cuatro conciertos que son siempre “sorprendente experiencia emocional”.
Del 13 al 15 de octubre el American Sting Quartet ofrecerá cuatro conciertos en el Festival Internacional Cervantino
Del 13 al 15 de octubre el American Sting Quartet ofrecerá cuatro conciertos en el Festival Internacional Cervantino (Especial)

México

Si tuvieran que elegir un compositor para interpretar el resto de sus vidas, los integrantes del American String Quartet no dudarían en elegir a Beethoven. El autor alemán “es el pináculo de la música”, indicaron en conferencia de prensa vía skype los miembros del grupo fundado en 1974, cuando eran estudiantes de la Juilliard School of Music de Nueva York.

Del 13 al 15 de octubre el American Sting Quartet ofrecerá cuatro conciertos en el Festival Internacional Cervantino (FIC) como parte del Proyecto Beethoven, que en ediciones anteriores contempló sus cinco conciertos para piano, sus 32 sonatas para piano y sus nueve sinfonías.

“Beethoven es el número uno —dijeron los músicos en la conferencia de prensa—. Todos sentimos que siempre es emocionante estar en el escenario con un cuarteto de Beethoven —ya sea de los primeros, los intermedios o los últimos—, por la sorprendente experiencia emocional que proporcionan las 16 obras”.

El mensaje de estos cuartetos, “apasionados e intensos”, es tan poderoso, que fue el que decidió el futuro profesional de los miembros del American String Quartet. “Por supuesto hay otros genios ahí, también poderosos, pero de alguna forma las 16 obras que escribió para cuarteto de cuerda realmente son el pináculo de lo que hacemos”.

¿En qué radica el atractivo de estas obras?

Escuchas los cuartetos de Mozart y son todos perfectos, pero, de alguna manera, similares, mientras que en Beethoven ves que sus primeros cuartetos están enraizados en el lenguaje clásico y que la música se vuelve más intensa en los intermedios y realmente moderna, viendo hacia el futuro, en los últimos cuartetos. Ese viaje en sí es más pronunciado en él que en cualquier otro compositor.

¿Cuál será la experiencia del público en este proyecto que incluye la participación del Emerson String Quartet en los otros cuartetos?

El público podrá escuchar desde los primeros cuartetos, en los que Beethoven experimenta con la estructura y esencialmente estaba buscando alcanzar gente que pudiera apoyarlo en su intento de hacer una carrera como compositor y como ejecutante. En los siguientes cuartetos escribía con la idea de alcanzar un público más amplio. Sin embargo, en los últimos ya no quería impresionar a nadie. Simplemente componía para sí mismo y por esa razón se liberó.

¿En qué contexto escribió sus cuartetos?

Las obras reflejan, hasta cierto punto, lo que estaba ocurriendo con Beethoven, así como la vida en Viena y en Europa. Originalmente Beethoven pensaba dedicar una de sus sinfonías a Napoleón, pero descubrió que no era la respuesta que buscaba Europa, sino una especie de villano. Sin embargo, cuando llegó a sus últimos cuartetos, estos son simplemente música que no tiene nada que ver con el mundo exterior.

¿Cómo ha cambiado su experiencia de tocar esta música con el paso de los años?

La música que está en las partituras no ha cambiado, pero sí la manera en que tocamos. Aunque tratamos de tocar la música exactamente como quería Beethoven, siempre es diferente. ¿Qué ha cambiado? La música no, pero nosotros sí. La música nos da una imagen de cómo entendemos estas obras, cómo tocamos nuestros instrumentos. Es como verse en el espejo o tomarse una fotografía: la música nos muestra cómo hemos crecido como músicos, si es que hemos crecido…

Más de cuatro décadas de historia

Laurie Carney, violinista fundadora del American String Quartet dice que la música de cámara en Estados Unidos pasa por un buen momento. “Probablemente hay muchos más cuartetos que cuando nosotros empezamos y la mayoría elige este formato porque es maravilloso para hacer música. Si tú valoras el hecho de hacer música con otros tres músicos, no hay mejor vida que el cuarteto de cuerdas”.

Si el grupo ya ha cumplido 42 años de vida, afirma la violinista, es “porque nos respetamos los unos a los otros. Nos gusta cómo tocamos, nos llevamos bien y nos damos espacio. Creo que para todos, las mejores dos horas del día son cuando compartimos la música en el escenario”.

Actualmente el American String Quartet está integrado por Peter Winograd y Laurie Carney en los violines; Daniel Avshalomov en la viola y Wolfram Koessel en el chelo. En su repertorio incluyen lo mismo los cuartetos completos de Beethoven, Brahms, Schubert, Schoenberg, Bartók, Mendelssohn y Mozart, que los quintetos de cuerdas de Mozart, Mendelssohn y Brahms, así como obras de música contemporánea.