El Cuarteto Latinoamericano reivindica a Roberto Chapí

Al tratarse de un autor de zarzuela, la música que hizo para cuarteto es un descubrimiento, explica a MILENIO Álvaro Bitrán, violonchelista del grupo.
Es una música muy diferente a lo que hay para cuarteto de cuerdas, muy alegre, hasta cierto punto simple y muy melódica.
Es una música muy diferente a lo que hay para cuarteto de cuerdas, muy alegre, hasta cierto punto simple y muy melódica. (Ramón Casa/Museo Nacional de Arte de Cataluña)

México

Ayer la Diputación de Alicante estrenó el documental Roberto Chapí. La esencia de la zarzuela. En un artículo publicado en La Vanguardia se afirma que su música, una de cuyas zarzuelas más conocidas es “La revoltosa”, traspasó las fronteras españolas en su tiempo y tuvo especial repercusión en numerosos países hispanoamericanos.

Chapí, nacido en Villena, Alicante, en 1851, y fallecido en Madrid en 1909, sigue el artículo, “es considerado el creador lírico-dramático español más importante de todos los tiempos, según los musicólogos. Entre sus principales aportaciones destaca la revitalización de la zarzuela”.

Más allá del género que le dio fama, el compositor —quien fuera maestro de Manuel de Falla— también escribió cuatro cuartetos de cuerdas y música sinfónica, como Fantasía morisca y Los gnomos de la Alhambra. Su obra de cámara es reivindicada por el Cuarteto Latinoamericano en su disco más reciente, Ruperto Chapí String Quartets No. 1 & 2 (Sono Luminus, 2015).

En los últimos años el Cuarteto Latinoamericano ha grabado en Sono Luminus buena parte de los compositores clásicos latinoamericanos, algunos autores más contemporáneos, así como un disco de obras mexicanas románticas de los siglos XIX y XX. La disquera les propuso grabar la obra para cuarteto de cuerdas de Chepí, que era para ellos un autor desconocido, pues no son amantes de la zarzuela, dice Álvaro Bitrán, violonchelista del grupo.

Revisar las partituras fue un descubrimiento muy afortunado, dice Bitrán en entrevista. “Es una música muy diferente a lo que hay para cuarteto de cuerdas. Tal vez por el estilo uno podría pensar en música como la de Joaquín Turina o Isaac Albéniz, pero ellos no tienen mucha obra para cuarteto. La de Chepí es diferente, muy alegre, hasta cierto punto simple y a veces hasta es exagerado su tono repetitivo. Pero es muy melódica, muy bien escrita para las cuerdas”.

Tratándose de un autor de zarzuela, su música para cuarteto es un descubrimiento, asegura Bitrán: “Son cuatro cuartetos —grabamos dos en el primer disco y haremos los otros en el segundo— que casi nadie conoce. Las críticas del primer álbum son muy favorables, y creo que este repertorio va a ser una aportación para el futuro de los cuartetistas”.

De los primeros músicos españoles que escribieron obras para cuarteto, en la época de Luigi Boccherini o de Joseph Haydn, Bitrán cita a Juan Crisóstomo Arriaga (1806-1826), quien murió a los 19 años de tuberculosis. “Se le llamó el Mozart español y escribió tres cuartetos maravillosos. Tal vez me equivoque, pero hay pocos cuartetos importantes escritos por españoles antes de Chapí. Conrado del Campo (1878-1953) escribió varios, pero más o menos es su contemporáneo.”

La faceta del también fundador de la Sociedad General de Autores y Escritores como autor de música de cámara se conoce poco: “La gente lo conoce por el tema de la zarzuela, pero se queda sorprendida al conocer que había escrito cuatro cuartetos. Él era de un pueblo pequeño, Villena, donde es una especie de héroe local. Hay una plaza con un busto suyo, donde nos tomamos la foto para la portada del disco. El alcalde y muchas personalidades de Villena están en contacto con nosotros, muy emocionados de que estemos haciendo este proyecto, con la promesa de ir a tocar en vivo los conciertos”.

Una buena apuesta

En 2005, cuando el sello estadunidense Dorian quebró, Sono Luminus, compañía fundada en 1995, adquirió parte de su catálogo y decidió incluir los discos que había grabado allí el Cuarteto Latinoamericano en su catálogo, comenta a MILENIO Álvaro Bitrán. El violonchelista agrega  “Nos invitaron a seguir colaborando con ellos. De hecho, nuestro disco anterior, que grabamos con ellos, Brasileiro, con obras para cuarteto del compositor brasileño Francisco Mignone, se sacó el Grammy Latino en 2012 como mejor álbum de música clásica”.

El músico dice que el grupo está muy orgulloso de que el sello “haya demostrado tanto interés en nuestro repertorio, como las obras de Mignone, que también era desconocido y que le dio su primer Grammy. Este tipo de proyectos representan una alegría para todos y demuestra que la apuesta que hace 32 años hicimos de explorar el repertorio latinoamericano e hispanoamericano no fue en vano y que había varios tesoros por desenterrar. Por lo pronto, en junio vamos a grabar los cuartetos 2 y 4 de Ruperto Chapí y probablemente se edite este mismo año”.