Crean vacuna para enfrentar epidemias de gripe aviar

Aunque el virus afecta específicamente a las aves de corral, ha demostrado un alto potencial de mutación que representa riesgo para el ser humano.
Alicia Galván, directora médica del laboratorio Liomont.
Alicia Galván, directora médica del laboratorio Liomont. (Blanca Valadez)

Nueva York

La planta Protein Sciences, localizada en Nueva York, tiene el potencial de fabricar una vacuna contra la denominada gripe aviar, causada por un virus que, aunque afecta específicamente a las aves de corral, ha demostrado un alto potencial de mutación que representa un riesgo para el ser humano.

Alicia Galván, directora médica del laboratorio Liomont, que tiene convenio de producción con Protein Sciences, explicó que desde que ese virus se propagó de Asia a Europa y África en 2003 y 2004, autoridades sanitarias, laboratorios y la Organización Mundial de la Salud (OMS) se mantienen en alerta ante la posibilidad de que la mutación del virus cause una pandemia.

La dispersión del virus, explicó, puede provocar en días millones de muertes, así como severas repercusiones económicas y comerciales entre las naciones afectadas. El patógeno ya infectó a tres personas en China, dos residentes de Shanghái y una de la provincia de Anhui.

Galván explicó a MILENIO que, con base en la información emitida por la OMS, en la planta se desarrollan investigaciones y medidas de respuesta inmediata en caso de que el virus con los subtipos gripales A/H5N3 y A/H7N9 se propague en el mundo.

Laamenaza

La instalación cuenta con la tecnología necesaria para hacer frente a lo que la OMS ha calificado de amenaza para la salud pública en el eventual caso de que el virus sufra cambios y se haga transmisible entre las personas, logrando cruzar las fronteras.

La OMS ha reportado que la tasa de letalidad de las infecciones humanas por los virus A/H5N1 y A/H7N9 es mucho mayor que la de la gripe estacional, lo que significa que es mucho más agresiva, debido a que causa un deterioro rápido y una muerte acelerada.

El periodo de incubación es de entre dos y ocho días. Entre los síntomas que causa ese virus están fiebre superior a los 38 grados centígrados, diarrea, vómitos, dolor abdominal y torácico, así como sangrado por la nariz y las encías, pero las afecciones más graves observadas son daños en las vías respiratorias —incluyendo hipoxemia—, disfunción de diversos órganos y sobreinfecciones bacterianas y fúngicas.

Es importante aclarar que la mayoría de los casos de infección humana por los virus A/H5N1 y A/H7N9 se han relacionado con el contacto directo o indirecto con aves de corral infectadas, vivas o muertas, y no por la transmisión entre seres humanos.

La OMS, junto con científicos, médicos y epidemiólogos, mantiene vigilancia, además de que los laboratorios están preparados para cualquier alerta que pueda significar una amenaza pública en los seres humanos. “Las pandemias por gripe son acontecimientos impredecibles”, opinó Galván.

Vigilancia

El gobierno de China mantiene un estricto control y una gran vigilancia cuando se presentan enfermedades infecciosas en aves causadas por virus, gracias a lo cual se ha impedido que la gripe aviar avance e  infecte a más humanos. Además, el país asiático se comprometió con otras naciones a trabajar de manera coordinada con las autoridades de salud pública y de sanidad animal.

Por eso “no se ha notificado ningún caso de infección con el virus fuera de China pero como los virus no tienen palabra de honor, pueden cruzar la barrera”, advirtió la especialista.

Ante ese riesgo todos los involucrados en el sector salud a escala global mantienen esa vigilancia y hacen las investigaciones necesarias para actuar de inmediato ante lo que pueda representar una emergencia pandémica.

La OMS, junto con  la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), colaboran a través de una serie de mecanismos para efectuar un seguimiento y evaluación del riesgo que suponen los virus de la gripe de los animales que pueden poner en peligro la salud pública.